tribuna > Guadalupe González Taño

La Palma, 10 años como Reserva de la Biosfera > Guadalupe González Taño

Como presidenta del Consorcio Insular de la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma me complace felicitar al conjunto del pueblo palmero porque tal día como hoy, hace ya una década, la Unesco declaró todo el territorio insular como Reserva Mundial de la Biosfera.

La experiencia obtenida hasta la fecha hace que en estos momentos de dificultad generalizada para todos los palmeros, instituciones como la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma se erijan como modelo de promoción de la innovación, de aporte de nuevas ideas, de aprovechamiento de sinergias en los distintos ámbitos competenciales y de cooperación para la promoción de proyectos de interés estratégico, actuando, a su vez, como un vector de utilidad pública para la reorientación, promoción y mejora permanente de la estrategia del desarrollo sostenible insular, destinada a cumplir con el objetivo de la mejora de la vida de la ciudadanía de esta Isla.

En base a ello, en este décimo Aniversario queremos concentrar nuestros esfuerzos en poner en valor el Plan de Acción de la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma para una nueva década, 2013-2022. Este plan de acción representa el compromiso compartido de todas las administraciones públicas y la ciudadanía con el territorio insular. Se trata, pues, de un instrumento que pretende articular todos los esfuerzos para el impulso insular, promoviendo el equilibrio entre la conciliación de la conservación de los recursos naturales y el logro de un desarrollo económico y social sostenible, donde las personas son el nexo de unión y los destinatarios finales.

El Plan de Acción, formulado como documento de bases estratégicas, se renueva con la idea de continuar con la apuesta de proteger y potenciar la valorización de nuestros recursos, en razón de su interés ambiental, científico, económico e identitario. Se pretende así, continuar con la senda marcada desde la primigenia declaración de la Reserva de la Biosfera de Los Tilos, allá por el año 1983, estableciendo un modelo de desarrollo territorial que permita conservar los valores naturales y culturales, sin hipotecar nuestro desarrollo económico y social, a fin de mejorar la calidad de vida de todas aquellas personas que conforman una gran comunidad humana, el pueblo palmero.

Ahora, corresponde a nuestra sociedad con el liderazgo de la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma, con la implicación del movimiento asociativo insular, con el decidido apoyo de las instituciones públicas y con la valiosa colaboración ciudadana, el desarrollo de los planes, programas y proyectos que nos permitan evolucionar racionalmente como sociedad cohesionada y comprometida con la sostenibilidad de los recursos y los valores que nos definen como pueblo.

Para finalizar, quiero invitar a todos los vecinos de la Isla a participar activamente en los actos de conmemoración del décimo aniversario de la Declaración de la isla de La Palma como Reserva Mundial de la Biosfera y a que sigan colaborando. Ellos son el actor principal en la decidida apuesta por una vía de desarrollo basada en los principios de la sostenibilidad, lo que conlleva un compromiso ético, social e institucional a largo plazo, compromiso en el que tenemos que estar implicados todas las voces y todas las manos para conseguir que nuestra Isla siga conservando su particular idiosincrasia, su identidad y, a su vez, avance en el desarrollo socio económico de sus gentes con una visión integrada y donde el medio ambiente juegue el papel tan importante que ha jugado y juega desde hace tantas generaciones.

Guadalupe González Taño es PRESIDENTA DE LA RESERVA MUNDIAL DE LA BIOSFERA LA PALMA