el cráter > Juan Carlos García

Un paso más – Juan Carlos García

El matrimonio no es patrimonio exclusivo de los heterosexuales. No con estos mismos términos, pero el Tribunal Constitucional dejó claro el martes que es necesario adaptarse a la evolución de la sociedad y así avaló la constitucionalidad del vocablo.

El mismo día, en la todavía primera potencia mundial, además de conceder sus ciudadanos su confianza cuatro años más a su presidente Obama, los votantes del estado de Wisconsin eligieron a una mujer para que les represente en el Senado. Se convierte en la primera senadora de Estados Unidos que ha declarado su condición de homosexual.

Además, tres nuevos estados se sumaron a otros seis en los que son legales los matrimonios del mismo sexo a los que el propio Obama apoyó durante la campaña. Una breve conversación con mis hijas, que frisan la veintena, me corrobora la tolerancia existente en la juventud en cuanto al carácter sexual de las personas.

Nuestros hijos, nuestras hijas, conviven con absoluta normalidad en un grupo, en un colectivo, con miembros heterosexuales y homosexuales. Hoy en día, solo aquellos jóvenes aleccionados, que continúan siendo adiestrados, en un ambiente de desprecio al allegado homosexual -sea amigo, compañero de clase, vecino o incluso familiar- conforman la defensa del argumentario homófobo y anquilosado de un sector de la sociedad inmovilista e intolerante que engarza, en ocasiones, con los peligrosos, despreciables y repugnantes idearios paneuropeos radicados en la xenofobia y el racismo.

Un homófobo nunca valorará la verdadera profesionalidad de una persona homosexual sea en el terreno de la cultura como en el de la política, de las finanzas, de la judicatura, del ejército, de la policía, del deporte o del periodismo. Otros se mofan con formas que creen más sutiles y que no dejan de representar la parte más rancia de la sociedad.