maldito parné >

La ‘película’ de los políticos – Por María Fresno

El cine, el buen cine, siempre deja frases para el recuerdo. Los cinéfilos empedernidos tenemos ancladas en nuestra memoria expresiones como “Siempre nos quedará París”, de Casablanca; “Amar significa no tener que decir nunca lo siento”, de Love Story, o aquella tan elocuente de Charlton Heston en Cuando ruge la Marabunta en referencia a las mujeres: “Los pianos suenan mejor cuando han sido usados”. Sin embargo, el otro día, oí una que viene como anillo al dedo para hablar de nuestros políticos y su gestión. Decía así: “Un gran poder requiere una gran responsabilidad” y, precisamente, de responsabilidad es de lo que carece la mayor parte de los políticos del país.

La crisis financiera y después económica se ha convertido en el último año en una tremenda crisis de credibilidad política. Cuando nuestros gestores se ponen al mando del país no solo adquieren la responsabilidad de gestionar nuestros recursos, sino también se ponen al servicio de los ciudadanos, algo que a algunos parece que se les ha olvidado. Esta es la diferencia que existe con el sector privado. Cuando un gerente de una empresa no cumple los objetivos esperados se le pone de patitas en la calle de forma inmediata. En la administración pública no solo hay que esperar cuatro años para el cambio, sino que, a pesar de no votarles, ellos (los políticos) siempre están en el mismo sitio. Lo mismo ocurre con los empleados públicos. Siempre están allí. Ni su escasa productividad, ni su mal trabajo podrá echarlos de la administración. Bueno, hasta ahora, porque el nuevo reglamento del Gobierno abre la puerta a los despidos colectivos en organismos públicos.

Los primeros afectados serán los empleados del SCE que, debido a la reducción en más de 32 millones del PIEC, se verán en la calle si la consejera de Empleo del Ejecutivo canario no pone remedio pronto. Puede resultar hasta irónico el hecho de que aquellos que asesoraban a los parados ahora pasen a estar en el otro lado, sobre todo, porque el Gobierno no hizo caso de las advertencias de Madrid y continuó destinando fondos del PIEC para contratos temporales en las corporaciones locales. Un ejemplo de irresponsabilidad que hace que Canarias, la segunda comunidad autónoma con más paro, se quede sin fondos para crear empleo. Por ello es razonable el descontento de la sociedad con la clase política. Y es que no hay grandes políticos, solo políticos, y algunos, muy peliculeros.

@MariaFresno72 | mfresno.blogspot.com.es