da2 > salud y belleza

Pie diabético

VERÓNICA CHINEA | Santa Cruz

Dulce Diabetes, con dulzura y en silencio llegaste a mí y te quedaste
al presentarte tan tranquila… la dulzura de tu cuerpo se desploma.
Y al sentir el sabor de tu alma
solo me sale decir
que es una miel deliciosa,
me pregunté, mas de una vez, entonces
el porqué de esta tortura…

Paciente diabético

Es sin duda uno de los males de nuestra sociedad. El número de diabéticos en España va en aumento y ya afecta a más de cinco millones de personas en este país. Los síntomas, como hambre inusual, sed excesiva, debilidad, cansancio, pérdida de peso, vista nublada o piel reseca pueden permanecer ocultos hasta ocho años. Existen varios tipos de diabetes, la más común es la tipo II, que puede aparecer a cualquier edad y tiene una relación directa con el sobrepeso y el sedentarismo. Tomando medidas apropiadas en nuestros hábitos de vida podemos prevenir esta enfermedad

Cuando padeces de diabetes, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta tiene que ver con la salud de los pies pues las lesiones en esta zona del cuerpo constituyen un problema a veces muy grave para los pacientes que sufren esta enfermedad.
Las personas diabéticas tienen entre 15 y 30 veces más riesgo de sufrir una amputación que las personas sin diabetes

Una estrategia que incluya la prevención, educación del paciente y vigilancia estrecha puede reducir y evitar problemas irreversibles.

Uno de los factores que hacen al pie susceptible de padecer graves lesiones es la neuropatía periferica diabética. Esto es una afectación de los nervios sensitivos, una pérdida de sensibilidad en los pies que se agrava a medida que se prolonga la diabetes. El comienzo es gradual y la progresión lenta, por eso a veces es difícil para el paciente darse cuenta. Puede empezar solo con calambres, se pierde la sensibilidad y la sensación de dolor. Esta falta de sensibilidad puede provocar que una herida en el pie perdure en el tiempo sin que la persona se haya dado cuenta produciéndose una úlcera y la infección de esta. Esto para un paciente diabético puede provocar graves secuelas como la amputación del miembro si no se toman medidas a tiempo.

Otro factor es la enfermedad vascular periférica que forma ateroesclerosis en las arterias poplítea, iliaca y femoral (que son de miembro inferior), siendo el síntoma más característico el dolor muscular permanente durante el ejercicio y que se alivia en el reposo. La pantorrilla y el pie son las zonas más afectadas.

Es importante por tanto tomar una serie de medidas preventivas con respecto lo que el pie se refiere.

Así, entre las ecomendaciones sobre el cuidado del pie diabético se encuentran:

1. El paciente debe utilizar siempre zapatos amplios, confortables y bien acojinados. Tampoco deben ser demasiado holgados porque pueden producirse rozaduras.

2. Son preferibles las medias y calcetines de algodón o lana, de tamaño adecuado y sin costuras, remiendos o dobleces. Se deben evitar los cordones.

3. Es necesario lavarse los pies diariamente, con agua tibia o fría, durante unos cinco minutos. No remojar durante periodos prolongados para evitar la maceración. Es preferible usar un gel o jabón de PH ácido.

4. Los pies deben inspeccionarse a diario. Si no se puede hacer de forma adecuada por problemas de artrosis o porque su vista está afectada por la diabetes, es recomendable que lo haga un familiar.

5. Tras el lavado es importante secar cuidadosamente los pies, evitando en lo posible la fracción con toallas muy rugosas. Es importante mantener bien secos los pliegues entre los dedos.

6. Después de un correcto lavado y secado, pueden emplearse polvos de talco sobre las zonas donde se acumula la humedad.

7. En caso de que el pie presente abundante callosidad ( sobre todo en los talones) sequedad o grietas, se utilizará una vez realizada la limpieza una crema hidratante.

8. No utilizar callicidas, ni cortar ni manipular los callos u otras lesiones de los pies. Deben ser tratados por un podólogo.

9. Evitar remojar los pies en agua demasiado caliente para calentarse los pies. Los diabéticos al tener alterada la sensibilidad pueden producirse quemaduras.

10. Una regla muy importante es no cortar las uñas sino limarlas. Si se utilizan objetos cortantes ( tijeras, cortauñas, cuchillas) puede lesionarse la piel y ser el punto de partida de una infección. Debe utilizarse lima de cartón (no metálica).

11. Las uñas deben limarse no más allá del límite de los dedos, y sus bordes han de quedar rectos.

12. Nunca caminar descalzo sobre cualquier tipo de superficie o piso.

13. Caminar diariamente y no fumar.

14. Solicitar atención médica inmediata en caso de lesión, ampolla o supuración. Una infección banal en el pie de un diabético puede tener graves consecuencias.

Nuestro cuerpo es el vehículo que nos transporta en la vida, no nos olvidemos de cuidarlo. Lo que comemos es la energía que obtenemos para vivir. Presta atención a cómo te alimentas, y la forma en la que vives… llevar una vida más activa y comer bien es básico para prevenir enfermedades tan dulces y a la vez tan amargas como la diabetes que afecta a tantos miles de canarios.