La Palma >

El PP tilda de “bolivariana” la política turística del Cabildo de La Palma

PP Cabildo La Palma
Los populares dibujaron un escenario apocalíptico del turismo en la isla de La Palma. / DA

D. SANZ | Santa Cruz de La Palma

El Partido Popular (PP) demandó al consejero insular de Turismo que “deje las actitudes bolivarianas” con respecto al sector al que ha mostrado “su más absoluto desprecio”, según el presidente del grupo popular, Asier Antona, quien criticó además una gestión que, a su juicio, ha estado marcada por la “resignación, la autocomplacencia, la improvisación y la falta de planificación”. Antona responsabilizó de esta situación a “Coalición Canaria y a su cómplice, el Partido Socialista”.

El consejero de la oposición Raúl Camacho aportó una serie de datos que ofrecen un panorama muy desolador para el turismo en La Palma. Entre ellos advirtió de la caída importante de los vuelos con Alemania, el principal país emisor de turistas a La Palma, previsto para el próximo verano. En concreto, indicó que mientras en el verano de 2012 La Palma contaba con 1.400 plazas semanales, para 2013 se estiman nada más que 800.

Antona, por su parte, insistió en el aspecto político y reclamó a la presidenta del Cabildo que tome cartas en el asunto si la situación no cambia y destituya al consejero. “Necesitamos que se activen los órganos de participación, que se adapte el Plan Turístico, adecuar la promoción y diversificar la oferta, porque permanecer como estamos va a ser muy duro para el sector”.

Camacho recordó que se trata de un sector muy sensible, en el que hay en juego “muchos puestos de trabajo”. Asimismo, criticó que el Cabildo falsea ante la opinión pública los datos del turismo, ofreciendo sólo los que proceden del extranjero, pero ocultando la caída de los nacionales, que ofrecen una balanza negativa.

En concreto, se refirió al hecho de que entre mayo y octubre de 2012 se han perdido 38.000 turistas por la caída de los visitantes nacionales, pese a que se incrementó el número de turistas extranjeros. Ante estas cifras, Camacho consideró necesario “un cambio de rumbo en la gestión turística”.

INCERTIDUMBRE

Entre los datos negativos también señaló el vuelo con Estocolmo para la temporada de invierno, que tienen previsto retirar una vez concluya la campaña que dura hasta principios del próximo mes de enero. El consejero popular desveló que el coste de esta línea directa con Suecia ha sido de 50.000 euros, lo que supone una inversión de 5.000 euros en los diez vuelos programado. Del mismo modo, indicó que no se sabe si volverá a operar el vuelo con Manchester la próxima temporada de verano.

Para Camacho, en materia de turismo, el grupo de Gobierno del Cabildo “no gestiona y vive de titulares”. En este sentido, se refirió al vuelo de Polonia, que “vendieron desde 2011 y al final acabaron echándole la culpa a Aena de que no viniera” O acciones en la red, como la nube, “de la que nunca más se ha sabido”.

El portavoz del Partido Popular en el Cabildo, Carlos Cabrera, incidió en esta análisis crítico y concluyó lamentando que “este destino cae estrepitosamente ante la indiferencia del consejero”, de quien dijo que dirige la consejería de Turismo del Cabildo de forma “unipersonal o acompañado de unos pocos”, dejando de lado a la representación mayoritaria del sector.

[apunte]

Planes en el cajón

Otro de los aspectos que criticó el PP sobre la política turística que lleva a cabo el Cabildo Insular fue la multiplicación de los planes de marketing y promoción de la isla de La Palma. Sobre el último de estos documentos, que se presentó en el Cabildo, el consejero Raúl Camacho aseguró que no se ha sabido nada más hasta ahora, salvo la facturación de una partida de 18.000 euros en este concepto. Un plan que, según relató, “se suponía que iba a ser la hoja de ruta que debíamos seguir”, de la que, según el consejero, no hay ninguna novedad. En esta línea recordó que hace unos años, el Cabildo, invirtió 120.000 euros en un documento de estas características y, con anterioridad, ya existía otro plan de promoción insular. “Todos ellos han acabado olvidados en el cajón de algún despacho”, lamentó.

[/apunte]