sucesos >

Retiran la pensión de viudedad a una mujer maltratada que mató a su marido

EUROPA PRESS | Vigo

Una septuagenaria que era maltratada por su marido y a la que el Tribunal Supremo condenó en 1988 por la muerte del hombre ha reclamado ante el Juzgado de lo Social número 2 de Vigo poder recuperar la pensión de viudedad, pues le ha sido retirada en febrero de este año.

Asimismo, la Seguridad social le reclama unos 32.000 euros por las cantidades cobradas en los cuatro últimos años.

En el juzgado, al frente del cual está el juez decano vigués, Germán Serrano, la abogada de esta mujer defendió que, si entonces hubieran existido las medidas de protección para las víctimas de violencia de género que hay actualmente, “no se hubiese llegado al límite al que se llegó”.

También destacó que la “situación histórica y social” en la que se produjo el fallo del Supremo no tiene “nada que ver” con la situación actual. Así, afirmó que hoy en día es “impensable” que, se califique de “relación difícil” la que mantenía la pareja, teniendo en cuenta que el hombre, que frecuentemente se embriagaba, agredía verbal y físicamente a su mujer e hijos. Además, después de haberse marchado del domicilio, el hombre había continuado acosando y agrediendo durante tres años a los familiares.

La letrada también consideró “incomprensible” que la sentencia vea “ánimo de matar” en la actuación de la mujer y, en ese sentido, explicó que los golpes que presentaba el hombre habrían sido efectuados con un palo y con el mango de una horquilla, añadiendo que si realmente tuviera el deseo de acabar con la vida de su marido, habría utilizado la parte punzante de este instrumento agrícola. De igual modo, destacó que el hombre no murió en el acto, sino “10 días después”, en el hospital.

DESPROTECCIÓN

La abogada explicó que la mujer, L.A.L., pasó 6 años en prisión en cumplimiento de la pena impuesta –de 12 años pero que se redujo por buen comportamiento– y, tras indicar que “ella lo hizo mal, pero lo peor lo hizo el agresor”, reclamó que esta mujer pueda cobrar la pensión de viudedad que venía cobrando hasta que le fue anulada, y que era de unos 650 euros.

Así, explicó que se encuentra en situación de “desprotección” pues, con 76 años, no tiene cotizaciones propias –trabajó en el campo y en otras tareas, además de cuidar a sus 7 hijos– y “no tiene otra forma de subsistencia” que no sea la paga que le ha sido retirada.

SEGURIDAD SOCIAL

Por su parte, la representante del Instituto Nacional de la Seguridad Social recordó que no se puede “volver a enjuiciar” lo que ya ha sido visto por el Tribunal Supremo y explicó que la condena que la mujer tiene es “causa para extinguir las prestaciones por viudedad”.

Así, además de ratificar la retirada de la pensión, reclama unos 32.000 euros por las pensiones cobradas en los cuatro últimos años, entre el 1 de marzo de 2008 y el 29 de febrero de 2012.

RED VECINAL

En declaraciones a los medios al término de la vista, la letrada que representa a la mujer consideró que, teniendo en cuenta que la Seguridad Social se aferra a la legislación para defender su postura, “hay que revisar la situación social y legislativa” ya que, “no se pueden plantear las cosas al pie de la letra”.

Así, consideró que tiene cabida una interpretación de que se actúe “a favor de la persona más desvalida” que, según apuntó, en este caso sería su patrocinada. Sobre la mujer, explicó que vive con tres de sus hijos, los tres en paro y uno de ellos cobrando subsidio, y que subsiste gracias a la caridad.

Por otra parte, aludiendo a la distinta situación social y de jurisprudencia existente cuando se produjo la muerte del hombre y en la actualidad, ha abogado por que se plantee que lo que le ocurrió a esta mujer “es una completa injusticia” e insistió en que “habrá que tomar medidas de carácter legislativo” en estos casos.

En el juicio también estuvo presente la coordinadora de la Red Vecinal de Mujeres contra los Malos Tratos de Vigo, Rosa Fontaíña, quien explicó que el colectivo acudió en apoyo a la mujer, pues, a su juicio, la sentencia que la condenó fue “muy injusta”.

Además, indicó que, a la hora de retirarse la prestación por viudedad, “no se tiene en cuenta para una persona maltratada de toda la vida no es una recompensa tener una pensión”, ya que ésta “no le compensa para nada” todo lo que ha vivido.

Finalmente, censuró que, en este caso, se haya actuado de igual forma que en el del hombre de Orense al que se le fue retirada la pensión de viudedad porque había sido condenado por la muerte de su mujer y un hijo.