INVESTGACIÓN >

Retoman los trabajos arqueológicos en el yacimiento romano de la Isla de Lobos

EUROPA PRESS | Puerto del Rosario

La Consejería de Patrimonio Histórico del Cabildo de Fuerteventura ha retomado esta semana los trabajos arqueológicos en el yacimiento Lobos I, ubicado en la Isla de Lobos.

Los trabajos se retoman después de que en unos primeros sondeos realizados en verano se identificaran referencias que apuntaban a la posible existencia de un asentamiento romano en este islote del norte de Fuerteventura, según informó el Cabildo en nota de prensa.

Al respecto, el consejero insular de Patrimonio Histórico, Juan Jiménez, recordó que se trabaja de forma coordinada con la Universidad de La Laguna (ULL) y el Organismo Autónomo de Museos de Tenerife en un proyecto que ya en un primer contacto reveló restos arqueológicos de posible procedencia romana.

Por ello, consideró que ahora de lo que se trata “es de trabajar en más profundidad” para ver si se confirman las expectativas, y que de ser así resaltó que se estará hablando de uno de los hallazgos “más importantes para la arqueología canaria”.

Esta investigación se lleva a cabo gracias a la colaboración del Cabildo de Fuerteventura desde Patrimonio Histórico y bajo la dirección de Mila Estupiñán, con el Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife, en el marco de un convenio que ya venía funcionando desde hace doce años, y a través del trabajo de un equipo científico dirigido por Carmen del Arco Aguilar, catedrática de Prehistoria de la Universidad de La Laguna (ULL).

Jiménez también quiso recordar que los primeros sondeos se realizaron a raíz del descubrimiento casual de determinados vestigios que apuntaron en una valoración inicial a la época del alto imperio romano, ante la presencia de claros procesos de extracto de púrpura procedente de determinados moluscos y de los que “se puede especular con la posibilidad de que se este ante un asentamiento posiblemente estacional de población o destacamentos romanos”.

De todos modos, se estaría ante la perspectiva de una línea de investigación que “se lleva esperando desde hace muchos años en Canarias”.

Los primeros estudios permitieron hacer unos sondeos o catas para evaluar si existía el yacimiento y para corroborar la importancia del mismo. En dicha aproximación se confirmó que se trataba de un descubrimiento importante, y durante las próximas semanas se actuará “con más detalle y de forma sistemática para avanzar en la investigación sobre el terreno, con la intención de luego desarrollar un estudioso más minucioso” en laboratorios sobre el material que se pueda extraer.

Así, en el material hallado en los sondeos previos a los que se refiere esta catedrática de Prehistoria en la ULL se encuentran con distintos tipos de cerámica, no sólo la utilizada para el transporte de materiales sino también vajilla (terra sigilatta) de uso cotidiano, fragmentos metálicos, restos de fogones, restos de cabras, un conchero de gran tamaño o restos de lapas, entre otros.

De ahí, que a falta de un análisis más detallado, las primeras hipótesis indican la posibilidad de que los restos de cerámica encontrados en la Isla de Lobos sean de torno y los concheros de thais (un crustáceo del que se la púrpura, un tinte muy apreciado), de manera que su procedencia podría asociarse a un asentamiento de la época imperial Romana.