ECONOMÍA >

Reverón: “Las nuevas reformas fiscales son de dudosa credibilidad”

REVERÓN: “LAS NUEVAS REFORMAS FISCALES SON DE DUDOSA CREDIBILIDAD”

NICOLÁS DORTA | Arona

Las nuevas y continuas reformas fiscales aplicadas durante este año, que resumen una subida general de los tipos impositivos para aumentar la recaudación y minimizar el déficit de las arcas públicas, son de “dudosa credibilidad” para el crecimiento del tejido empresarial, pues “el crédito sigue sin fluir”, ha dicho hoy el alcalde de Arona, José Alberto González Reverón, durante la inauguración de las jornadas “La Reformas Fiscales del 2012: Seguimiento y Actualización” en el centro cultural de Los Cristianos.

Junto a Reverón acudió el presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Arona, Antonio Luis Núñez, el vicepresidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé y el socio director del despacho de abogados Garrigues en Canarias, Antonio Viñuelas.

Para el alcalde, la presión fiscal (subida del IBI, del IGIC, y en general un régimen sancionador más severo para las empresas) ha generado un estancamiento en la economía de las pymes. También dijo que la reforma laboral resume un 30% de paro en Canarias que deja una situación “compleja”, aunque es cierto que “ha tendido a demonizarse el papel de las empresas”, matizó. Para el alcalde, la administración pública debe “hacer más reformas para acabar con el endeudamiento acumulado pero sin perjudicar tanto al tejido empresarial”.

Por su parte, el presidente de los empresarios de Arona se lamentó de que este sector “sea el primer castigado” ante esta “presión fiscal, que es un error” para el crecimiento de la economía”. Resaltó que el panorama del tejido empresarial en el Sur de Tenerife no es “muy alagador”, si bien “la tendencia es que estamos algo mejor mejor que la zona Norte y el el área metropolitana” por “la influencia del turismo”.

Antonio Viñuelas destacó la entrada en vigor este mes de la nueva ley de lucha contra el fraude fiscal, que reduce a 2.500 euros el límite para realizar pagos directos en efectivo a particulares y empresarios.

Precisamente ésta es una de las numerosas modificaciones que está sufriendo la normativa tributaria y que será objeto de análisis en esta jornada junto a los cambios que ha sufrido la imposición directa y la tributación del ahorro, entre otros aspectos.