ON AIR >

El secreto del éxito – Por Óscar Herrera

El domingo llega uno de esos partidos que marcan la trayectoria de un equipo como el CD Tenerife. De un aspirante que viene de sufrir el primer revés serio de la temporada tras la derrota ante el Sporting B el pasado domingo. Y llega además frente a un rival con pedigrí como el Real Oviedo; uno de los clubes históricos del fútbol español que comparte penurias con los blanquiazules en Segunda División B. Por eso, el choque con los ovetenses es un buen termómetro, no solo para medir la capacidad de reacción del equipo, sino también del entorno. Medios de comunicación y aficionados hemos estado viviendo una luna de miel desde que comenzó la temporada a finales de agosto. Buenos partidos, liderato, equipo invicto y demostrando poderío en cada partido. Todo eso conquistado en 13 semanas puede quedar en entredicho si no se gana a los asturianos.

El amor se rompe cuando menos te lo esperas, y ese idilio que hemos estado viviendo, equipo-afición-prensa, no puede venirse abajo a las primeras de cambio. Por eso, antes del partido del domingo, quiero dejar claro que creo en este equipo. Creo firmemente en su capacidad y en su fortaleza como grupo humano y deportivo. Creo de verdad en que este año hay motivos fundamentados y tangibles para soñar en que va a ser el año que recuperemos la categoría cruelmente perdida hace dos temporadas. Creo a ciencia cierta en que el CD Tenerife en un mal día es mejor conjunto que el Oviedo en un día bueno. Solo espero que creemos la atmósfera propicia para arropar a los jugadores a sacar adelante el partido, y que seamos conscientes de que, si el partido se tuerce y no sale como debería, no podemos ahora retirar de un plumazo todo lo hecho. Los cimientos del éxito de esta temporada los construimos y fortalecemos entre todos. Porque esto es cosa de todos: equipo, afición y prensa tenemos que mantener la ilusión y el buen ambiente aunque vengan mal dadas. Ese, y no otro, es el secreto del éxito final.