RIESGOS NATURALES > PREVENCIÓN

Sólo el 30% de los municipios canarios tiene plan de emergencia ante riesgos naturales

EFE| Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias ha hecho este lunes un llamamiento a los municipios para que elaboren los planes municipales de emergencia, de forma que haya una cartografía de las zonas de riesgos naturales para evitar edificaciones, y que sólo ha aprobado el 30 por ciento de los 88 ayuntamientos canarios.

El llamamiento lo ha hecho el viceconsejero de Política Territorial, Mario Pérez, quien urgió a los ayuntamientos a que aprueben los citados planes porque “nadie mejor que los municipios conoce los riesgos” naturales existentes en sus territorios.

Al respecto, el jefe del Servicio de Espacios Naturales, Pedro Sosa, explicó que estos planes forman parte de las disposiciones de las directrices generales de ordenación aprobadas en 2003, y aunque algunos ayuntamientos se han adelantado y ya los tienen redactados, otros no los han desarrollado.

Ahora además cuentan con pocos medios para elaborarlos, prosiguió Pedro Sosa, quien subrayó que la Viceconsejería de Política Territorial pone sus medios a disposición de los ayuntamientos para que se pongan al día.

Entre esos medios la Comunidad Autónoma cuenta con un instrumento “importantísimo” que es la capacidad de Grafcan para cartografiar en tiempo real el territorio de las islas, señaló Mario Pérez, quien indicó que “necesitamos muchísimo que nos pongamos las pilas a nivel municipal”.

El objetivo es tener cartografiado en el futuro en qué zonas hay riesgos naturales para no construir en ellas, además de fomentar la “cultura de la prevención”.

Para facilitar ese trabajo la Viceconsejería cartografía el archipiélago en un mapa general que prevé culminar a finales del próximo año o principios de 2014, con lo que se contaría con un mapa de riesgos para el conjunto de Canarias.

Mario Pérez destacó que se trata de fomentar las medidas preventivas y tener localizadas las zonas más susceptibles de tener riesgos naturales para evitar en ellas la “actividad humana” y precisó que este asunto fue objeto de debate en el foro internacional de prevención de riesgos naturales y tecnológicos celebrado el 8 de noviembre en La Gomera.

En las conclusiones de ese foro se incluyen la de que debe acentuarse la prevención entre la población de zonas afectadas por situaciones de riesgo y los planes territoriales de ordenación deben incluir las determinaciones necesarias para afrontar cualquier posible amenaza sobre el territorio.

En cuanto a los incendios forestales, se incide en el fomento de las labores selvícolas y respecto a los fenómenos hidro-meteorológicos, como las inundaciones, se pide adoptar medidas para la protección de la cobertura vegetal para evitar los efectos acumulativos de la erosión sobre zonas previamente arrasadas por el fuego.

Al respecto, el viceconsejero dijo que el desarrollo económico “potente” de las islas ha hecho que se “invadan” zonas que tradicionalmente han sufrido grandes avenidas de agua, además de ocupar cauces de barrancos.

Por ello pidió “que no seamos tan atrevidos” con los riegos, puesto que siempre hay elementos de peligro “residual” pero otros son evitables.

En cuanto al riesgo sísmico y vulcanológico, Pérez señaló que Canarias cuenta con una importante red de detección de este tipo de fenómenos y además “los volcanes avisan” con antelación de sus procesos, aunque no se pueda predecir en qué zona exacta va a emerger un cráter, pero las islas cuentan con exhaustiva información tras los procesos eruptivos en La Palma y en El Hierro.

Se trata de evaluar qué es lo que ha pasado en Canarias en los últimos 40 años y qué fallos se han cometido para no repetirlos en el futuro, explicó Mario Pérez, quien dijo que para cuestiones como las grandes avenidas de agua, es importante “la memoria fotográfica” de las islas para percibir cómo las urbanizaciones y hasta construcciones oficiales han invadido zonas e impiden el paso del agua.