arico>

“Tenemos miedo a los perros salvajes cerca del vertedero”

Eleuteria Rivero y su familia han denunciado ante la Policía de Arico el problema de los canes sueltos. | DA

VICENTE PÉREZ | Arico

Una familia de agricultores de Arico vive atemorizada por la presencia de perros asilvestrados en los alrededores de la celda de vertido del complejo medioambiental. Aunque declaran que el problema no es nuevo, un suceso que ocurrió hace tres semanas, cuando un joven de 17 años miembro de esta familia tuvo que refugiarse sobre un muro al ser atacado por varios canes, ha llevado a estos ariqueros a denunciar el caso ante la Policía Local, al tiempo que han expuesto personalmente sus quejas al alcalde del municipio sureño, Juan José Armas.

“Tememos que cuando se ponga remedio ya sea tarde porque haya pasado una desgracia”, afirma Eleuteria Rivero, que, con sus cuatro hijos y sus nietos, se dedica al cultivo de hortalizas en invernaderos situados a pocos cientos de metros del vertedero y, de hecho, estas explotaciones agrícolas han quedado incluidas en el futura área de expansión del complejo medioambiental.

Esta agricultora expone que el pasado año contó hasta 21 perros asilvestrados por la zona. Un grupo de animales que, según su testimonio, entra y sale al vertedero por un lugar en que el vallado se encuentra caído, amenazó el mes pasado a un nieto suyo, de 17 años. “El muchacho llegó descolorido, temblando del miedo que pasó; tuvo que subirse a un muro porque lo persiguieron y acosaron cinco perros”, evoca esta vecina, que espera que el Ayuntamiento y el Cabildo tomen medidas para controlar la proliferación de estos animales abandonados. “En casa también hay dos niños, uno de ellos un bebé, y nos da miedo por lo que les pueda pasar”, añade.

El jefe del Servicio de Sostenibilidad y Energía del Cabildo insular, Francisco Hernández, indicó que no le consta que haya jaurías de perros dentro del vertedero. Sin embargo, admite que algún can puede entrar en el recinto por las noches, y que, en cualquier caso, de existir ese problema -originado, a su juicio, en el exterior del complejo- se trata de una competencia municipal, pues en otros lugares de la Isla también se han detectado casos similares, debido al incivismo de personas que abandonan sus mascotas, pese a que algunas sean incluso de razas peligrosas. Hernández aclara además que el vertedero está cerrado hasta el barranco, donde la valla se interrumpe.

[apunte]INVERNADEROS
Eleuteria Rivero sigue sin alcanzar un acuerdo con el Cabildo para permutar los invernaderos que ahora explota por otros situados en las afueras del complejo medioambiental. Ella y sus hijos viven de la agricultura y lo quieren seguir haciendo en el futuro, porque en esta explotación agrícola han invertido todos sus ahorros. El motivo del desacuerdo es el mayor valor de los invernaderos que serían objeto de la permuta con respecto a los que ahora cultiva. En su día, el Cabildo tinerfeño, siendo consejero de Medio Ambiente Wladimiro Rodríguez Brito, se mostró dispuesto a garantizar esta opción a los afectados, y el jefe del Servicio de Sostenibilidad y Energía del Cabildo, Francisco Hernández, explicó ayer que esta voluntad sigue existiendo, pero que no ha sido posible el acuerdo por la referida circunstancia. [/apunte]