Los Llanos de Aridane >

Todoque, en vías de ser un referente turístico en la Isla

TUBO VOLCÁNICO DE TODOQUE
Invierten 1,7 millones en mejorar el acceso y acondicionar el tubo volcánico de Todoque. | FRANCISCO GOVANTE

DAVID SANZ | Los Llanos de Aridane

Las obras para acondicionar y hacer accesible el tubo volcánico de Todoque, con el fin de convertirlo en un enclave turístico, sin alterar por ello sus valores naturales, ya han comenzado. Se trata de una primera fase de un ambicioso proyecto planteado por el Cabildo, del que quedará pendiente para una próxima intervención la creación del centro de visitantes. Esta tarea se ha encomendado a la empresa Tragsa y va a suponer una inversión cercana a 1,7 millones de euros, según informó el consejero insular de Medio Ambiente, Carlos González Mata.

El consejero explicó que esta inversión, que forma parte del convenio entre el Gobierno de España y de Canarias, cofinanciada con fondos europeos, se ha diseminado debido a la crisis en tres anualidades, entre 2012 y 2014, siendo la próxima anualidad de 2013 la que reciba un mayor aporte económico. Con todo, el consejero indicó que la empresa adjudicataria podría adelantar los fondos y acabar las obras con antelación.

En esta primera fase de las obras, se va a realizar el sistema de rampas que hará visitable este tubo volcánico, junto con el estacionamiento para los vehículos, con el espacio para guaguas, las vías de acceso y la caseta de entrada a este punto que será un referente turístico para la isla de La Palma.

Cabe destacar que esta actuación se va a realizar en una zona que ya está deteriorada, proyectando desde la misma un recorrido temático por el tubo. Además, el proyecto prevé regenerar el entorno, creando un jardín con especies propias de la zona, como vid, tuneras y almendros. El estacionamiento se realizará a una cota con respecto a la carretera que evitará que exista un impacto visual.

El tubo volcánico de Todoque fue calificado por la Ley de Espacios Naturales de Canarias como Paraje Natural de interés nacional y reclasificado en la categoría de Monumento Natural por la Ley 12/1994.

Esto supone además que todo el monumento está considerado también como un área de sensibilidad ecológica.

Las razones que alegan para su protección tienen que ver con su interés científico en el ámbito geológico, que se incrementa por “su importancia biológica al albergar una fauna peculiar de formas invertebrados muy adaptadas a la vida hipogea”, según se recoge en el expediente del Gobierno de Canarias.

Además, indican que este espacio natural, que podrá ser disfrutado no sólo por los expertos, constituye “un paisaje subterráneo singular, de especiales características que añade variedad en el conjunto insular”.