cataluña >

Alicia Sánchez-Camacho pide a Artur Mas reducir un 30% los consejeros, altos cargos y asesores del nuevo Gobierno

EUROPA PRESS | Barcelona

La líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, exige al presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, que en la composición del futuro Ejecutivo catalán reduzca en un 30 por ciento el número de consejeros, altos cargos y asesores.

En rueda de prensa, ha avanzado que en el debate de investidura del nuevo presidente de la Generalitat propondrá una nueva reducción del volumen de la administración, en la línea de la impulsada por el presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, en su última reforma de gobierno.

Aunque ha señalado que acabará de perfilar su propuesta en el debate de investidura, la dirigente popular ha anticipado que reclamarán a Mas que no delegue la Acción Exterior en un consejero tal y como prometió en la campaña electoral.

Actualmente la Generalitat cuenta con 11 consejerías, después de que en 2010 tras su llegada al Gobierno Artur Mas redujese en cuatro departamentos los 15 con los que contaba el último gobierno tripartito comandado por José Montilla.

Camacho, que también reclamará en el debate de investidura la reducción del 20 por ciento de los diputados del Parlamento autonómico, ha contrapuesto sus propuestas de austeridad con “la agenda independentista” que predomina en las negociaciones entre CiU y ERC.

“Desde las elecciones anticipadas hemos entrado en una espiral de despropósitos y errores”, ha lamentado la dirigente popular, que ha acusado a la federación de estar sometida a los republicanos tras perder 12 escaños en las autonómicas.

La líder del PP catalán ha criticado que CiU y ERC negocien un Ejecutivo con “un presidente en la sombra –Oriol Junqueras– que nombra consejeros e impone políticas”, y ha deplorado que sea el líder republicano quien mande en el futuro Gobierno catalán.

Camacho reivindica la necesidad de que el Ejecutivo autonómico tenga “una relación de lealtad recíproca” con el Gobierno que preside Mariano Rajoy, y ha sostenido que Cataluña requiere estabilidad política y entendimiento con el Gobierno central.