tribunales >

Asume una condena de 8 años y medio por matar a su hijo con un cuchillo de cocina

EFE | Palencia

Un vecino de Guardo (Palencia) de 67 años se ha declarado hoy autor de la muerte de su hijo, de 23 años, al que clavó un cuchillo de cocina durante una riña en el domicilio familiar en febrero de 2011, y ha asumido una pena de ocho años y medio de cárcel.

El jurado popular formado en la Audiencia de Palencia estudiará antes de pronunciarse y emitir su veredicto una pena de conformidad de ocho años y medio de cárcel, según han informado la Fiscalía y la acusación particular.

El acusado, J.Ll.R, ha señalado ante la Sala después de asumir los hechos que la “trifulca” se produjo por el trato que estaba dando a su mujer su hijo, I.Ll.T, y que reaccionó ” mal” cuando le gritó y llamó “gilipollas”, tras lo que la víctima agarró del cuello a su padre.

El acusado ha comentado ante la sala que estará “toda la vida arrepentido” por la muerte de su hijo y que siempre pesará sobre él “esa carga”.

También ha explicado ante el jurado que durante los 22 meses que ha permanecido hasta ahora en la prisión ha intentado reparar el daño y la familia ha dispuesto de toda su pensión en este tiempo.

El fiscal había solicitado en su escrito de conclusiones provisionales una pena de catorce años de prisión, además de indemnización de 102.170 euros a pagar a la madre, mientras que para indemnizar al resto de los seis hermanos la cantidad global solicitada es de 24.000 euros.

El acusado fue detenido poco después de que presuntamente le clavara un cuchillo de cocina al menor de sus siete hijos tras una fuerte riña familiar.

Los hechos tuvieron lugar en torno a las 15 horas del 13 de febrero de 2011 en el tercero C del inmueble número 2 de la calle Fuentes Carrionas de Guardo.

Ese día, según el escrito del fiscal, el acusado salió a tomar unos vinos por el pueblo mientras su esposa e hijo se encontraban en casa.

Sobre las 13,30 horas, cuando el acusado volvió a casa, se encontró con su hijo que se estaba arreglando, al tiempo que preguntaba a su madre por una camiseta.

Este hecho irritó al acusado que estaba molesto con la víctima porque ni trabajaba ni aportaba dinero en casa.

El relato de los hechos mantiene que para evitar la discusión la madre se interpuso con la intención de llevar a su hijo para su habitación y acabar con el enfrentamiento, pero el padre comenzó a empujarle desde la cocina, en donde se encontraban, hacia al pasillo.

En un momento determinado y mientras la madre seguía llevando a la víctima para que se metiera en su habitación y, aún en el pasillo, el acusado esgrimió un cuchillo que había cogido de la cocina y de un fuerte golpe lo clavo en el pecho de su hijo, causándole una grave herida en el pulmón derecho.

En el rellano de la escalera, la víctima, mientras llamaba a su madre, cayó al suelo, empezó a sangrar y falleció, a pesar de los esfuerzos de la mujer por taponarle la herida con unos paños.