economía >

El BCE admite que no puede hacer fluir más el crédito

EUROPA PRESS | Bruselas

EP BruselasEl presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo ayer que ve “dolorosos progresos” en la corrección de los desequilibrios económicos en España, pero pidió al Gobierno de Mariano Rajoy que “persevere” en las reformas durante el año 2013 porque a su juicio son “el camino correcto” para recuperar la competitividad.

“Las cosas están progresando en España y en todos los demás países sometidos a estrés”, admitió Draghi en una comparecencia en la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. “Hay signos de un aumento de la competitividad, hay signos de mejora”.

“Los hechos demuestran que los costes laborales unitarios en España han bajado y que el déficit por cuenta corriente se ha reducido”, enumeró. “Las reformas económicas dan sus frutos, incluso si a corto plazo el coste para los ciudadanos puede ser y es considerable”.

Las reformas, sostuvo, deben ser una de las dos prioridades de la eurozona en 2013. La UE debe alentar este proceso mediante contratos bilaterales con los Estados miembros en crisis en los que se recojan los ajustes prometidos y respaldarlos con un “apoyo financiero temporal”.

Las reformas deberán centrarse en los problemas que dificultan la competitividad, y en particular en el mercado laboral y en el mercado de bienes y servicios.

La segunda prioridad el año que viene, según Draghi, debe ser la puesta en marcha de un fondo de resolución único en la eurozona para facilitar la liquidación ordenada y el cierre de los bancos no viables preservando la estabilidad financiera.

El presidente del Banco Central Europeo dijo que no puede hacer “mucho más” para facilitar el acceso al crédito de la economía española, y en particular para las pymes, porque en su opinión en problema es la falta de demanda.

Draghi respondía así a la interpelación del eurodiputado del PP, Pablo Zalba. Draghi le contestó que el BCE ha lanzado dos inyecciones de liquidez por valor de 1 billón de euros, aunque admitió que “este dinero tiene problemas para llegar a la economía”.

“Además hemos ampliado el sistema de activos de garantía, de forma que muchos bancos en los países sometidos a estrés, en España por ejemplo, han tenido pleno acceso a la financiación”.