ECONOMÍA >

El campo deja de ser refugio laboral en el año 2012 y pierde el 2% de altas

Explotación agrícola - Tenerife Norte
Explotación agrícola de medianías, en el Norte de la isla de Tenerife. / DA

G. R. D. G. | Santa Cruz de Tenerife

El 2012, un ejercicio económico marcado por el recrudecimiento de la crisis económica y financiera en Canarias y en España, ha tenido, sin embargo, sus luces y sus sombras en el caso del sector agropecuario local. Dentro de los oscuros, siempre según el balance del ejercicio que ayer difundió la organización COAG-Canarias, se halla la pérdida de empleo en este sector respecto al año 2011, que, atendiendo a las cifras del informe de esta entidad agraria, ha visto mermada su capacidad de generación de puestos de trabajo en el 2%, lo que implica que el campo isleño ha dejado de ser refugio laboral en la actual coyuntura de recesión, función que parece que sí cumplió, y a las mil maravillas, en ejercicios anteriores, tal y como reflejan muchas variables medidoras del empleo que son de carácter oficial.

También en el capítulo de grises y negros se encuentra la fuerte sequía que sufrieron las Islas hasta este mes de octubre, con cuantiosas pérdidas ocasionadas por el alza en el precio del agua de riego o bien por la dificultad de acceso a este recurso. A esta circunstancia, se unen otras negativas, como la notable desaparición de firmas productivas vinculadas al sector primario, por cierre o quiebras, y las dificultades que afectan a otras, entre ellas algunas cooperativas que hasta ahora habían sido referencia en los planos económico y social. En ambos casos, los motivos son comunes, o sea, los que afectan a cualquier actividad económica: reducción de ingresos por el retroceso en la demanda, dificultad para acceder al crédito, incremento en el precio de los insumos… Como respuesta a esa tendencia, COAG-Canarias propone apostar de forma clara y activa por los sistemas de venta directa (productor-consumidor) y por la formalización de acuerdos de comercialización entre productores y operadores. Para dar la vuelta a esa involución, tal y como subrayó Rafael Hernández, presidente de COAG-Canarias, “es necesario mejorar la rentabilidad de las explotaciones para así ir rebajando la incertidumbre actual”. Con el fin de alcanzar ese objetivo, en 2013 se deben seguir tomando decisiones que posibiliten el aumento del grado de autoabastecimiento”, hoy en un pírrico 10%, en la línea de lo logrado a finales de 2012 al pasar seis millones del REA de importación a fondos del Posei para productores locales, o bien con la propuesta de elevar los tipos impositivos del AIEM a artículos que compiten de forma directa con las producciones agrarias locales (vino, papa, queso y otros).