política >

Carrera de fondos europeos

José Manuel Durao Barroso y Herman van Rompuy
Los presidentes del Consejo Europeo, Herman van Rompuy (d), y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso (i). | EFE


DOMINGO NEGRÍN MORENO
| Santa Cruz de Tenerife

La condición de región ultraperiférica de la Unión Europea (RUP) es un escudo protector para Canarias, pero ni siquiera eso asegura una óptima financiación comunitaria durante el periodo presupuestario de 2014 a 2020.

Por lo menos, algo se ha avanzado en relación con el borrador que el presidente del Consejo, Herman van Rompuy, presentó en la cumbre del 22 de noviembre. Así, y a la espera de que se llegue a un acuerdo definitivo, la cantidad específica del fondo RUP pasaría de los 20 euros por habitante y año a los 30. Actualmente son 35 euros.

Más significativa es la mejora en la partida destinada a la inversión en nuevas empresas, cuya aportación se eleva del 75% previsto inicialmente al 85%. Ahora está en el 80%.

No obstante, la inquietud no ha desaparecido del horizonte. El último ajuste diseñado por Van Rompuy rebaja casi 18.600 millones de euros los fondos para la agricultura y las regiones. Según las referencias de la reunión del Consejo Europeo, se mantienen el recorte global de unos 80.700 millones.

El ‘informe Solbes’ constata que las medidas adoptadas a favor de las RUP durante las dos últimas décadas han dado resultados positivos, al compensar sus desventajas estructurales y favorecer su desarrollo. Por lo tanto, subraya, “este acervo debe consolidarse”

La buena noticia es que las RUP aumentan sus recursos de 925 millones de euros a 1.378 millones. En conjunto, las políticas de cohesión y desarrollo regional arañan 10.600 millones. De esta manera, se pierden 18.900 millones en vez de 29.500. En total, a las regiones tocan 320.148 millones de euros, y no los 309.495 millones que había sugerido Van Rompuy. Asimismo, los fondos agrícolas vuelven a los 8.000 millones. El tijeretazo estaba en torno a los 25.500 millones, lo que suponía una merma de 17.500 millones sobre lo que planteaba la Comisión.

En lo que a Canarias respecta, el paraguas de las RUP permite soportan el chaparrón sin el riesgo a coger una pulmonía por esto. De lo que se trata, en cualquier caso, es de evitar un catarro que dure siete años.

Un remedio para afrontar el trance es una decidida implicación de las instituciones nacionales y autonómicas. Una de las medicinas es el informe elaborado por el excomisario y exministro español Pedro Solbes. Ese documento ofrece una serie de recomendaciones para conservar los beneficios derivados del reconocimiento de las peculiaridades de unos territorios alejados del continente que comparten problemas estructurales y de cohesión.

Este estatuto jurídico articula instrumentos como el Poseican, el REA, una fiscalidad particular (IGIC, AIEM) y las subvenciones al transporte. Además, posibilita que Canarias perciba más de los que le correspondería si se aplicase únicamente el criterio de su nivel de renta a través de un fondo de hasta 1.100 millones de euros. De ese dinero, al Archipiélago le asignan 489,7 millones entre 2007 y 2013. También se autoriza la concesión de ayudas de Estado a Canarias independiente de si su nivel de renta es inferior o no al 75% de la media comunitaria.

Como se ve, son pocas las ventajas. Sin embargo, el economista Fermín Delgado apunta que hace falta dar un “intenso” empuje en la dirección de renovar o modificar los mecanismos del Régimen Económico Fiscal (REF), como la Reserva de Inversiones en Canarias (la RIC), la deducción por inversiones, la bonificación a la producción de bienes corporales y la Zona Especial Canaria (ZEC). A su entender, el principal objetivo debería ser el de “situar como prioridad el fomento del empleo para corregir las altísimas tasas de paro”.

La política regional europea se basa en el principio de promover intervenciones que contribuyan a que los territorios con mayores dificultades superen los obstáculos mediante la distribución de recursos anti agravios.