Fuenlabrada-CD TENERIFE >

El CD Tenerife cae ante el Fuenlabrada (0-2) y pierde el liderato

De los últimos 18 puntos posibles, el Tenerife solo ha sido capaz de sumar seis. Lógico que haya perdido el liderato. / Fotos: ACAN


DEPORPRESS | Madrid

Derrota y malas sensaciones. Con esos elementos negativos se vuelve el CD Tenerife de Fuenlabrada tras caer este domingo ante un conjunto madrileño que aguantó bien los 20 primeros minutos, en los que el Tenerife apareció sobre la meta de Basilio, pero que luego tuvo más facilidad de la prevista para superar a su desconocido rival. Un partido donde los blanquiazules no tuvieron acierto en las pocas llegadas que protagonizaron y en el que la falta de intensidad pasó factura.

El Tenerife comenzó queriendo el balón y, pese a que el Fuenlabrada intentaba dominar por esa obligación que te da jugar en casa, eran los visitantes los que se acercaban con mayor peligro. Y la primera fue para los de Álvaro Cervera. Robo de balón de Chechu, éste asiste para Cristo Martín quien ve la incorporación de Suso para poner un centro que Aridane estuvo cerca de rematar con claridad sobre la meta fuenlabreña (min. 4). Los primeros minutos eran de una batalla clara por la posición que ninguno de los dos equipos afianzaba.

Sin embargo, el Tenerife tenía sus oportunidades: balón en profundidad a Chechu, pero el disparo del andaluz salió repelido a saque de esquina (min. 13). Sin tener un dominio claro, eran los de Cervera quienes se acercaban con más peligro: centro desde la derecha que Basilio no acierta a atrapar y entre sus manos y el larguero sumaron otro saque de esquina para los visitantes (min. 16). El estado del terreno de juego complicaba el control del esférico y poder jugar como le gusta al Tenerife, con velocidad y espacios. Tras estas primeras ocasiones tinerfeñistas y con alguna llegada local, el partido bajó de ritmo.

Los azulones empezaban a estirarse, el cuadro isleño se dispersó un poco sobre el terreno de juego y Pachón casi logra abrir el marcador con una jugada donde la defensa tinerfeñista no estuvo lo suficientemente contundente para sacar la pelota, aunque finalmente sí que Javi Moyano acabó por desbaratar la ocasión local.

Yeray tuvo la alternativa aprovechando un buen centro de falta, pero su remate se marchó fuera por poco (min. 26). El Tenerife carecía de balón por lo que el partido se abría cada vez más y el Fuenla intentaba aprovecharlo. Primero con Antonio López de falta directa, y sería también a balón parado como llegaría el primer tanto del partido. El propio López envió desde la esquina y Pachón, libre de marca, conectó un certero remate que acabó entrando lejos del alcance de Sergio Aragoneses. Un error, y lo pagó caro el Tenerife, aunque es cierto que los insulares habían perdido su sitio en el campo.

Los blanquiazules acusaron el golpe, pero los latigazos del Tenerife seguían suponiendo relativo peligro. Suso finalizó una jugada individual con un disparo que se marchó cerca de Basilio (min. 40). Sin embargo, faltaba esa claridad de los primeros 20 minutos y se notaba cuando los insulares intentaban conectar. No había ritmo, no había triangulación y el todavía por entonces líder del grupo no lograba darle un ritmo alto al partido. Pese a lo que se podía suponer, Cervera inició la segunda mitad sin cambios con respecto al primer tiempo.

Y el panorama no fue muy distinto. El Tenerife se seguía diluyendo como un azucarillo mientras el Fuenlabrada era quien mejor trenzaba. Fruto de ese dominio territorial llegó el segundo gol del encuentro. En una jugada con varios rechaces y con una adormilada defensa del Tenerife, Rubén Ramos aprovechó tanta pasividad para desde el punto de penalti noquear a Sergio Aragoneses. Impotencia.

El cuadro blanquiazul veía cómo el Fuenlabrada, con poquito, era superior en el partido. Cervera intentó arreglarlo con el primer cambio. Guillem Martí entró por Chechu para tratar de dar más mordiente arriba, pero el problema estaba algo más cerca de Aragoneses. Los blanquiazules no enganchaban y se notaba la falta de Luismi Loro. Cristo Martín, que se fue a la banda para ocupar el lugar del jiennense, venía a asociarse para generar espacios, y no era suficiente. Rubén Ramos probó fortuna desde lejos pero sin acierto (min. 61). Eran los peores minutos del Tenerife, probablemente de todo lo que va de temporada.

Apenas había llegadas visitantes y técnico ecuatoguineano terminó por reorganizar su equipo sacando a Cristo Martín y a Medina para dar entrada a Nico y Jeremy. Sería Ros el que acabaría de central, pero el centro del campo tinerfeñista era un agujero casi imposible de tapar. Quizá lo ideal hubiera sido intentarlo con Cristo y Nico, pero el ex del Guadalajara debería hacer la guerra por su cuenta, y con poca suerte. Las internadas de Jeremy generaban cierto peligro sobre la meta local, aunque no se concretaban ocasiones. El partido entró a partir de entonces en un tramo tedioso donde el Fuenlabrada parecía ceder algo de terreno al Tenerife, algo que los canarios no aprovecharon para hacer algo de daño.

Los últimos minutos apenas tuvieron historia. El Tenerife ya se sentía impotente para crear peligro y el Fuenlabrada, obviamente, se conformaba con el resultado. Cuatro minutos de prolongación donde el Tenerife ni siquiera tuvo los arrestos para intentar arañar algo la meta del Fuenlabrada. El partido murió con muy malas sensaciones.

 

[apunte]

CF FUENLABRADA (2-0) CD TENERIFE

CF Fuenlabrada: Basilio, Rubén Anurbe, Josué, Marcos Mauro, Raúl Aguilar, Guti, Rubén Ramos (Molino, 84’), Dani López, Pachón (Ryan, 67’), Antonio López (Chuchi, 89’) y Diego.

CD Tenerife: Sergio Aragoneses, Javi Moyano, Raúl Llorente, David Medina (Nico, 66’), Tarantino, Íñigo Ros, Yeray, Chechu Flores (Guillem Martín, 63’), Suso, Cristo Martín (Jeremy, 66’) y Aridane.

Árbitro: Adrián Cordero Vega, del colegio Cántabro. Amonestó por los locales a Guti, Diego y Josué; y por los visitantes a David Medina.

Goles: 1-0: (35’) Pachón, de cabeza. 2-0: (51’) Rubén Ramos, a placer.

Incidencias: Fernando Torres. Terreno de juego en buenas condiciones. Tarde fría. Ante unos 500 espectadores.

[/apunte]