política >

Centenares de personas despiden a Antonio Cubillo entre gritos de independencia

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz de Tenerife

“Fue un hombre independentista, pero sobre todo universal”. Así calificó ayer a Antonio Cubillo su viuda, durante las palabras que pronunció en el sepelio del fundador del Movimiento para la Autodeterminación y la Independencia del Archipiélago canario (Mpaiac) y presidente del Congreso Nacional de Canarias (CNC). Cientos de personas se congregaron en el Tanatorio de Santa Lastenia, en la capital tinerfeña, para dar el último adiós al abogado tinerfeño y líder independentista, entre vivas a una Canarias como nación soberana, el toque del tajaraste y el ondear de banderas de las siete estrellas verdes, la enseña que adoptó el Mpaiac como símbolo.

En el exterior de la sala de ceremonias, unas 400 personas tributaron antes del sepelio un homenaje al fallecido, en un acto en el que se cantaron coplas alusivas a Cubillo con música filclórica canaria, y al grito de “¡Independencia, independencia!”. En ese ambiente tomó la palabra Francisco Elá, presidente del Congreso Nacional de los Pueblos de Guinea Ecuatorial, quien proclamó: “Mueren las personas, pero no las ideas, y aunque algunos lo llamaron utópico, Cubillo siempre fue fiel a sus principios; seguiremos en la lucha, y algún día conseguiremos esa nación y ese gran continente Africano que él soñó. Hoy despedimos a un héroe”.

Otro dirigente del Mpaiac recordó que “Cubillo abrió las puertas de la ONU a Canarias, y por eso el atentado que casi le cuesta la vida en Argel” en 1978, donde se encontraba exiliado, y que frustró su intervención ante Naciones Unidas pocos días después para hablar de la descolonización del Archipiélago. En julio de 1990, la Audiencia Nacional condenó a José Luis Espinosa Pardo, confidente la Policía española, a 20 años de reclusión como organizador del intento de asesinato de Cubillo, que fue víctima del terrorismo de Estado, según se desprende de esa sentencia, pero sus detractores no olvidan la estrategia de atentados con explosivos en Canarias que el Mpaiac perpetró hasta 1979, causando la muerte de un artificiero de la Policía Nacional; y, en otro, provocando heridas graves a la empleada de una floristería del aeropuerto de Gando (Gran Canaria). Es inevitable aludir ahora a que ese último atentado desvió a Tenerife los dos aviones que chocaron en la pista de Los Rodeos, en lo que ha sido la mayor tragedia aérea de la historia.

ENTIERRO DEL LÍDER INDEPENDENTISTA CANARIO ANTONIO CUBILLO
Los hijos y amigos de Antonio Cubillo portan, bajo la bandera independentista de Canarias, el féretro con los restos mortales del político. | EFE

Marichal, responsable del órgano de propaganda del Mpaiac, El guanche, enfatizó: “Si Cubillo fue capaz de perdonar a quien lo quiso matar, sus seguidores tenemos que superar nuestras diferencias y unirnos por la independencia canaria”.

Mientras esto ocurría fuera, dentro, en silencio, unas 200 personas esperaban por la sencilla ceremonia civil, en la que estaban sus correligionarios pero también de miembros de otras formaciones políticas, como CC (María del Pino León, Manuel Ortega, Efraín Medina, Hilario Rodríguez, Begoña Ortiz, Flora Marrero, Wladimiro Rodríguez…), CCN (Ignacio González), PNC ( Francisco García Talavera, Juan Pedro Dávila), Sí Se Puede… y también del PP, Cristina Tavío, a quien dentro de su partido criticaron las palabras elogiosas que tuvo hacia Cubillo tras su muerte, si bien la diputada y concejal popular dejó claro que no comparte las ideas del líder independentista, pero con quien mantenía una buena relación en lo personal. En el funeral también estuvo el decano del Colegio de Abogados, Víctor Medina.

En el acto pronunciaron unas palabras uno de los hijos del fallecido, Echeyde, y su viuda, María Teresa. El primero, en un español con acentro francés (vivió con su padre en Argel, estudió en Francia y trabaja como ingeniero informático en EE.UU.), señaló que, “como padre”, le permitió realizar sus objetivos vitales y profesionales, y “como hombre”, en su actividad política y como abogado, “siempre luchó por lo que el quería: que en esta tierra la gente pudiera vivir mejor”.

Por su parte, la viuda de Cubillo confesó estar “orgullosa de haber compartido toda una vida” a su lado. “El es (no digo era, porque seguirá presente) un hombre valiente, un luchador generoso, sensible, entregado a un idelal de justicia y libertad; un hombre sin miedo, que luchó contra los poderes que cercenan los derechos de ciudadanos indefensos”.

Intervino también una abogada que trabajó para el despacho de Cubillo, y uno de los cofundadores del CNC, Alvaro Morera, quien, entre lágrimas, glosó la figura de Cubillo, de quien destacó que “le tenían en gran consideración líderes de la descolonización africana, y fue una persona de una dimensión política inconmensurable”. A renglón seguido aseguró que el dirigente independentista tiene parentesco con el mencey Bencomo, “según documentación que tiene en su casa y que le dio el padre José Mendoza”, prior de los dominicos de Candelaria, aunque, por parte materna, tiene origen gallego. “Cubillo vivió como un mencey”, apostilló Morera.

Tras escucharse un arroró, cantado en directo, se abrieron las puertas del tanatorio y el féretro fue sacado a hombros. Afuera lo esperaban cientos de personas con una gigantesca bandera de las siete estrellas verdes, bajo la que pasó el ataud, rumbo hacia el camposanto de Santa Lastenia, precedido por un hombre vestido de guanche haciendo sonar un bucio, como en un ritual aborigen.

Nuevamente flamearon la banderas y los gritos independentistas, incluso aquel de “¡patria o muerte, venceremos!”, mientas sonaba el tajaraste. En el ideario de Cubillo, Canarias era un territorio irredento, una colonia española desde que los castellanos la conquistaron a los guanches, a partir del siglo XV.

Pasadas las 14.30 horas, el ataúd fue introducido en su tumba, que quedó rodeada por una montaña de coronas de flores, dentro de una especie de túnel con nichos. Allí reposan los restos mortales de quien ha sido considerado terrorista por unos y prócer independentista por otros, pero, en todo caso, un personaje histórico, que trascendió las fronteras de Canarias, y que, según sus seguidores, no tiene sustituto posible. Tal vez, muerto el hombre, para sus correligionarios haya nacido el mito.

HOMENAJE EN LA LAGUNA

El próximo sábado se ha organizado una caravana de coches que partirá desde la Plaza de la Concepción, a partir de las 10.00 horas, para recordar la figura de Cubillo por las calles de La Laguna. A las doce se producirá un homenaje en la montaña de San Roque.