TRIBUNALES >

Cinco años de cárcel por violar a una niña de 11 años en Santa Cruz

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

La Sección Quinta de la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a cinco años de cárcel a un joven de 22 como autor de un delito de abuso sexual cuya víctima fue una niña que en el momento de los hechos apenas tenía 11.

La sentencia en cuestión, que lleva fecha de junio de este año aunque ha sido facilitada a los medios de comunicación esta semana, considera hechos probados que el ahora condenado, que estaba a punto de cumplir 20 años de edad cuando cometió el delito, contactó con la niña a través de un servicio de mensajería en Internet.

El documento judicial describe cómo el veinteañero se gana la confianza de la niña. Lo primero son unas conversaciones sobre sus vidas personales, sus familiares… para poco a poco ir derivando hacia contenidos sexuales. De ahí desemboca en el intercambio de fotos, al que siguen las imágenes de contenido sexual. Es en este estadío de la relación cuando es la niña quien expresa al procesado “su voluntad de que quería tener relaciones sexuales y le propuso ser la primera persona con la que haría el amor, de manera que este, con ánimo de atender sus deseos libidinosos y con pleno conocimiento de la edad de la niña, accedió al requerimiento de esta”.

Comoquiera que en España la edad para prestar un consentimiento válido a las relaciones sexuales es de 13 años, el hecho de que la niña consintiera la relación carece de relevancia a la hora de calificar estos hechos desde la perspectiva penal como un delito de abusos sexuales a una menor.

Cabe añadir que el propio joven reconoció los hechos y dio su conformidad a la solicitud de pena elevada por el Ministerio Fiscal, por lo que la pena incluye, además de los referidos cinco años de cárcel, una prohibición de acercarse a la pequeña a menos de 500 metros o de ponerse en comunicación con ella por un tiempo superior a ocho años en función a la duración de la pena de prisión impuesta. Por último, el joven tendrá que indemnizar a la niña en 5.000 euros.

Comoquiera que las partes anunciaron en el juicio oral que no recurrirían, esta sentencia ya es firme.