¿Cómo eran las primeras estrellas del Universo?

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Estrellas en el Universo. | DA

Las primeras estrellas que se formaron tras el Big Bang y la Edad Oscura eran muy masivas, y jugaron un papel protagonista durante el periodo de reionización. A partir de ese momento los fotones pudieron viajar libremente por el espacio, trayendo la información de objetos distantes. La principal diferencia entre las primeras estrellas y las que se observan actualmente es que aquéllas se formaron solo a partir de hidrógeno y helio, sin metales. Por tanto, las estrellas masivas pobres en metales son fundamentales para comprender las primeras etapas del universo. Nuevas observaciones del Gran Telescopio Canarias(GTC) nos acercan un paso más a las estrellas del universo primitivo. Este trabajo se ha publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.

Recientes descubrimientos llevados a cabo por Miriam García y Artemio Herrero nos acercan a las condiciones de las estrellas en el Universo primitivo. Miriam García es miembro Consolider-GTC del equipo Estrellas Azules Masivas del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), y Artemio Herrero, catedrático de la Universidad de La Laguna y miembro del IAC, es investigador principal del mismo equipo.

Las estrellas masivas calientan, ionizan y hacen brillar el medio que las rodea a través de la radiación que emiten, la cual depende de su temperatura. Cuanto mayor es su temperatura, mayor es su capacidad para hacer brillar el gas de su entorno y este es el material que observamos cuando nos remontamos a las edades más tempranas del universo. En el universo primitivo, el material del que se formaban las estrellas tenía un contenido muy bajo en metales (en Astrofísica, todos los elementos distintos del hidrógeno y el helio). Para entenderlo, es necesario estudiar objetos con una composición química similar.

Las estrellas masivas que existían en aquella época eran muy pobres en metales. Estas estrellas eran capaces de generar eventos altamente energéticos (como explosiones de supernova y estallidos de rayos-gamma) que afectaban profundamente a su entorno. Por lo tanto son un ingrediente clave para nuestros modelos de la evolución del universo y, especialmente, para intentar saber más sobre lo que ocurrió en su infancia.

En su estudio, García y Herrero han logrado establecer la escala de temperaturas para las estrellas masivas en IC1613, en unas condiciones de metalicidad más próximas que nunca a las del universo primitivo. El equipo continúa sus trabajos de exploración.

[apunte]La mejor lluvia
Después de varias semanas lluviosas en Canarias, por fin tenemos una pequeña pausa,
meteorológicamente hablando. Pero para esta semana esperamos la mejor lluvia de estrellas fugaces del presente 2012. Se trata de las Gemínidas que podrá verse esta madrugada del 14 de diciembre a simple vista. Normalmente relacionamos una lluvia de estrellas fugaces con las partículas dejadas por un cometa en las cercanías de la órbita terrestre y que nuestro planeta, en algún momento del año atraviesa, produciendo una desintegración de las mismas, al penetrar en nuestra atmósfera a velocidades muy altas. Pero en el caso de la Gemínidas, cuyo radiante se encuentra delante de la constelación de Géminis, el progenitor de dichas partículas es el asteroide Phaeton, un cometa extinto cuyas partículas fueron eyectadas hace siglos.
*Oswaldo González, Museo de la Ciencia y el Cosmos (OAMC) [/apunte]