tribunales >

Condenado a 21 años por asesinar de una puñalada a un abogado en Valencia

EFE | Valecia

La Audiencia de Valencia ha condenado a un hombre a 21 años de prisión por el robo y asesinato de una puñalada en el corazón en febrero de 2011 a un abogado con el que mantuvo relaciones en un piso que el letrado tenía alquilado en el centro de Valencia.

La sentencia llega un mes después de la celebración del juicio, en el que el procesado se negó a declarar y remitió a anteriores testimonios prestados en sede policial cuando fue detenido y ante el juez instructor de la causa.

En sus testimonios, Toufik S. negó conocer a la víctima, Vicente Marco Reyes, que era letrado de profesión e iba a ser cabeza de lista por Madrid de los Verdes Ecopacifistas en las elecciones municipales de 2011.

Tampoco explicó cómo la Policía Judicial encontró huellas y ADN suyo en el escenario del crimen, al que dijo no haber acudido nunca.

No obstante, el tribunal declara ahora probado que la tarde del sábado 12 de febrero de 2011, el procesado, inmigrante en situación regular y condenado por otros delitos, contactó con la víctima, de 50 años, y acudieron juntos a un céntrico bar de Valencia.

Tras tomar un botellín de cerveza cada uno, se dirigieron a un domicilio cercano alquilado por el abogado, con el fin de mantener un encuentro sexual.

En un momento determinado, el procesado aprovechó que la víctima se encontraba de rodillas, le dio un golpe en la cabeza y le dejó inconsciente.

Posteriormente le sustrajo objetos personales, le propinó una puñalada mortal en el corazón y abandonó el lugar.

El cuerpo de la víctima, con una tasa de alcohol en sangre de 2,42 gramos por litro, fue hallado sin vida al día siguiente.

El sospechoso fue detenido por el posterior atraco a un bingo en el que arrojó un vaso de lejía a la cara de una empleada y, tras tomarle las huellas y muestras biológicas, éstas coincidieron con las halladas en el domicilio del letrado asesinado.

Además de la pena de prisión por asesinato alevoso y robo con violencia, la sala condena al procesado a indemnizar a los familiares de la víctima con 102.000 euros.