tribuna >

Las cuentas claras – Por Casimiro Curbelo

Ya se había advertido desde hace meses, pero la realidad estos días nos golpea de lleno: el próximo año será un ejercicio muy difícil. La crisis persiste, escasean los recursos y crecen los problemas, de ahí la necesidad, hoy más que nunca, de acertar en la planificación, el reparto y la actuación.

¿Qué tenemos? ¿Cómo lo distribuimos? ¿Dónde lo vamos a gastar? El trabajo de las administraciones públicas canarias, asfixiadas por los recortes estatales que ha impuesto el Partido Popular, están inmersas estos días en el debate y la aprobación de las cuentas para 2013. El 62 por ciento del presupuesto canario se financia con transferencias del Estado y es ahí donde radica una de las principales dificultades de las próximas cuentas, pues las aportaciones del Ejecutivo central han disminuido en un 40 por ciento, afectando a sectores vitales para la sociedad como la educación o la sanidad.

Muchos de los sacrificios que tendremos que hacer en Canarias no serían necesarios si el Archipiélago recibiera un trato justo del Estado. No obstante, este argumento esgrimido por nuestro presidente regional es válido también para el representante nacional respecto a Europa y los insulares respecto a la Comunidad Autónoma.

¿Quién tiene la razón entonces? La clave está en una verdadera apuesta por el interés general, la igualdad de oportunidades en los diferentes territorios y la redistribución de los fondos atendiendo a criterios de cohesión social, territorial y justicia social, cuestiones que en realidad no se aplican pese a que todos las defienden.

Y son los incumplimientos en temas de conectividad entre islas los que han llevado a El Hierro a alzar su voz contra los presupuestos autonómicos, igual que también lo han hecho los alcaldes del Sur de Tenerife, que desde hace años sufren el retraso de una infraestructura tan básica como el hospital; o el Cabildo de Lanzarote, pues a la Isla se destina menos presupuesto que a la Televisión Canaria.

Los ejemplos son muchos y pueden ser hasta más graves en islas como La Gomera, desde la que no solo podríamos denunciar los escasos recursos que aquí se invertirán, si no que, además, la Comunidad Autónoma se niegan a pagar el dinero que nos deben -entre otros, los seis millones de euros adeudados en concepto de obras ejecutadas y pagadas por el Cabildo, pese al compromiso de financiación regional.

En la Corporación insular mientras tanto nos esforzamos para poder atender las necesidades de la población, de ahí que este año hayamos contratado a 415 desempleados, principalmente a través de una encomienda de gestión a la empresa Gesplan, porque el PP dificulta que las administraciones contraten.

La Gomera, como el resto de Islas, la región y el país encadena reducciones presupuestarias desde hace varios ejercicios consecutivos, en los que nos hemos visto obligados a eliminar gastos y priorizar actuaciones. Solo así ha sido posible destinar a mitigar el paro cerca de tres millones de euros, que el próximo año se mantendrán, pues los presupuestos insulares tendrán una partida específica para empleo. Ya tenemos una propuesta de presupuesto para asegurar el transporte público de pasajeros por carretera y otra para garantizar el suministro de agua. En total suman 3.168.802 euros -1,9 millones para el Consejo Insular de Aguas y 1,2 millones para Guaguas Gomera SAU-, que se integrarán en el próximo presupuesto insular.

Las cuentas públicas deben adaptarse a las circunstancias que vivimos. En consecuencia, el Cabildo trabaja en unos presupuestos que oscilarán en torno a los 37,5 millones de euros, y que, además de las referidas partidas de aguas, transporte y empleo, incluirán inversiones productivas, que también ayuden a generar trabajo, y el mantenimiento de las políticas sociales que caracterizan a esta Isla, como son las ayudas a la formación de las jóvenes, que se van a incrementar.

Completar los números públicos, con una sólida base en la que los recortes no impidan ofrecer los servicios básicos, no depende solo del Cabildo, sino también de que el Gobierno autonómico cumpla sus compromisos y distribuya los mermados recursos, de los que en verdad disponemos los canarios, sin relegar a ningún isleño. Hay poco dinero y esto lo hace difícil, pero el daño será irremediable si no se dejan de lado los intereses partidistas, se actúa con cordura y se llevan a la práctica los discursos de equilibrio, unidad e integración que tantas veces se pronuncian y que son la piedra angular, la verdadera apuesta y clara demanda del Cabildo de La Gomera.

*PRESIDENTE DEL CABILDO DE LA GOMERA