carta abierta a los padres y madres >

En defensa de la universidad pública – Por la Asamblea General del Profesorado Universitario

Hoy es un día importante. Un día cualquiera, pero es el día en que has de entender que eres propietario y usuario y defensor de unos derechos educativos. Porque eres el padre o la madre de un alumno o alumna universitario o preuniversitario. ¡Qué suerte vivir en las Islas Canarias!… Pero seamos conscientes de la realidad de nuestro alejamiento geográfico, económico y cultural respecto a los niveles de los países a los que intentamos parecernos.

En los últimos treinta años hemos sido capaces de reducir distancias, mejorando significativamente nuestras vidas en comparación con las de nuestros padres y abuelos. Esos cambios se han notado en todas las esferas privadas y públicas, particularmente en la Administración, la Justicia, la Sanidad y la Educación. En el caso de la Universidad, y gracias a la mejora de la enseñanza obligatoria, al esfuerzo de las familias, a la inversión pública y a las políticas de becas, los estudios superiores dejaron de ser un reducto de las clases sociales adineradas y abrieron sus puertas a los hijos e hijas de la clase media y trabajadora. Muchas de esas conquistas se obtuvieron gracias a la lucha, el esfuerzo y el sacrificio de todas aquellas personas que hemos exigido que se cumplan nuestras legítimas aspiraciones como ciudadanos de pleno derecho.

Sin embargo, ahora quieren responsabilizarnos colectivamente de la crisis económica actual y nos la presentan como el fracaso del Estado social y de derecho, garantizado por nuestra Constitución. Hoy es un día importante. Y lo es porque queremos reconocer explícitamente tu papel y exigirte que actúes junto a nosotros. Desde siempre hemos experimentado un agradecimiento callado hacia quienes como tú desarrollan un esfuerzo para la educación de sus hijos. Un esfuerzo que consiste en defender la educación pública en general. También la Universidad pública está defendiendo tus intereses. Es innegable el importante papel que juegan los padres y madres a la hora de financiar con sus impuestos y con sus sacrificios diarios los estudios universitarios.

Pero esta vez hay que alzar la voz y hay que exigir que los padres se impliquen en la defensa de la enseñanza pública. Porque esta vez no basta con pagar la matrícula y los restantes costes. Porque esta vez tampoco es válido el socorrido remedio que a todos nos ofrecieron en alguna ocasión: o estudias o trabajas. El derecho a la enseñanza pública es uno de los más relevantes, junto al de la atención sanitaria. Como padres y madres queremos que nuestros hijos se formen. Que tengan igualdad de oportunidades, al menos en el ámbito educativo y sanitario. Para conseguirlo debemos intervenir en la vida política como ciudadanos libres y activos. Debemos pronunciarnos y reclamar el acceso público a todos los niveles educativos. Debemos exigir a nuestro Gobierno autonómico la financiación adecuada de nuestras dos universidades canarias, porque representan mucho más que un sistema académico público.

Representan un sistema de progreso cultural que afecta a toda la sociedad. De ninguna manera se debe añadir obstáculos para acceder a la universidad, despedir personal, aumentar indiscriminadamente el precio de las matrículas sin tener en cuenta los ingresos familiares, recortar las partidas presupuestarias para becas, o reducir hasta niveles ridículos los fondos para investigación pública, mientras aumentan las partidas para conciertos empresariales. Si no actuamos ahora perderemos este derecho que aún es público. No te dejes engañar, protege con nosotros los derechos de nuestros estudiantes, tus derechos.Para que los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma previstos para el año 2013 mantengan la financiación que requieren nuestras dos Universidades, te pedimos que participes en la movilización reivindicativa el día 18 de diciembre desde las 10 hasta las 14 horas, en la calle del Castillo en Santa Cruz de Tenerife. Que esta vez no sea sólo la calle de tus compras, sino la calle de tus derechos.