el salto del salmón > Luis Aguilera

Los fallos de los fallos – Luis Aguilera

Por estos días y por estos pagos hemos tenido algunos tembladerales judiciales. Un juez gringo condena a la Argentina a pagar cash 1.200 millones de dólares a Fondos Buitres, embozo de asaltantes con que ocultan su verdadera cara los impolutos bancos que hoy arruinan a Europa y que se van a engullir a la paupérrima Liberia. Las “calificadoras de riesgo” estaban prontas a declarar la quiebra técnica de Argentina para generar más carroña. Por fortuna la Cámara de Nueva York dejó en suspenso la sentencia.

Otro fallo infame lo ha proferido un tribunal inglés contra Ecuador y a favor de la Occidental Petroleum Co., sin otro argumento que su chulesca prepotencia colonial: las leyes de Ecuador no valen si en Inglaterra no valen.

Por su parte, Perú y Chile hacen por estos días alegatos de baranda en la Corte Internacional de La Haya, la misma que le ha otorgado a Nicaragua unas cuantas brazadas más de mar territorial en detrimento de Colombia, que hace pie en esa zona con el archipiélago de San Andrés y Providencia.

A Colombia, claro, le ha escocido en su orgullo patrio, reacción natural si te sacan una tajada del mapa. La cuestión es que si te sometes a un tribunal es para acatar su veredicto te guste o no. El gobierno de Santos ha reaccionado con una pataleta retirando al país de la jurisdicción de esa Corte.

Nicaragua ha precisado que esta decisión no puede ir en perjuicio de los sanandresanos y está dispuesta a salvaguardar sus intereses, principalmente el de la pesca. Si a derecho se atiene, Colombia debe reconocer los nuevos límites y con inteligencia hacer prevalecer el “no hay mal que por bien no venga”.

Al estar el archipiélago lejos de su plataforma continental y muy próximo a la de Nicaragua, vendría mejor aprovechar esta circunstancia y negociar para los suyos una frontera sin tropiezos.

Por citar un beneficio, el combustible en Nicaragua es más barato gracias a que Venezuela tiene precios subsidiados para la región. Con buen juicio, entenderse siempre será mejor que confrontar. Sobrevuelan los buitres de la industria militar.