investigación >

‘#Graciasalaciencia’

Recortes ciencia

VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz de Tenerife

Gracias a la ciencia no tengo que tener miedo a que mi hija contraiga la polio y se quede coja el resto de su vida. Gracias a la ciencia puedo comunicarme con mi móvil durante horas. Gracias a la ciencia la edad media de los españoles se ha duplicado en solo décadas. Gracias a la ciencia los vehículos del presente -y del futuro- contaminarán menos. Gracias a la ciencia el agua de nuestras casas es potable. Gracias a la ciencia podemos saber que hay planetas con atmósferas a miles de años luz de aquí. Gracias a la ciencia el ser humano ha avanzado.

Por eso, desde el único suplemento de Ciencia que hay en Canarias -Principia de DIARIO DE AVISOS- queremos gritar al ciber espacio #graciasalaciencia. Un hashtag de Twitter con el que invitamos a todos nuestros lectores a reflexionar sobre qué importancia tiene la ciencia en nuestras vidas presentes y futuras. Esta reflexión viene a cuento porque el Gobierno de Canarias tramita un presupuesto para el año 2013 donde la aportación a la investigación es casi testimonial y hace desaparecer las cuantías destinadas a las becas de investigación. El alimento de la comunidad científica.

Al recorrer los pasillos de las universidades y centros de investigación canarios se entiende por qué esto es tan grave. Estas becas permiten que haya gente investigando sobre un nuevo material para construir placas fotovoltaicas; otros buscando si las microalgas pueden convertirse en biocombustibles; hay estudiantes que investigan sobre si ciertos tratamientos oncológicos pueden generar otros tumores; y los hay que inventan materiales alternativos usando la nanotecnología. ¿En serio que se puede pensar que esto es superfluo?

Estamos pasando una gran crisis donde las prioridades pueden confundirse con la urgencia. Con el 32% de paro está claro que muchas familias están pasando realmente apuros. Es indiscutible, pero… ¿podemos ahogar nuestro futuro por un presente tan crudo? Si Canarias no invierte hoy en cerebro, las listas del paro no se rebajarán nunca, tendremos que decir adiós definitivamente a la archimencionada diversificación económica. Todas las líneas de investigación nombradas antes son reales (junto a muchas más) y pueden convertirse en economía en forma de empresas, patentes o medicamentos que en un futuro se pueda utilizar (y comprar). Cargarse las becas de investigación -que en realidad llevan congeladas dos años- supone decirle a nuestros mejores cerebros que no valen nada, que Canarias no confía en ellos para que en un futuro nos saquen de la crisis. Una reducción del 96% en personal investigador pasando de casi seis millones de euros en 2012 a 234.291 euros es poco justificable.

El Archipiélago -y el país- van en contra de lo que hace la Unión Europea que ha duplicado (sí, duplicado pasando de 40.000 millones de euros a 80.000 millones de euros) su presupuesto dedicado a I+D+i. Europa está también en crisis y en emergencia social pero sabe dónde invertir para en un futuro no seguir en esta situación: en cerebro. Pero, en España y en Canarias damos la espalda a nuestros cerebros. ¿Qué haremos dentro unos años cuando ya no haya más que construir? ¿A quién le pediremos que sean innovadores y que creen empleo? Nuestros cerebros habrán emigrado.

Ante este problema se ha creado la plataforma de investigadores que explica que “el principal efecto de esta drástica reducción es la imposibilidad de mantener las becas y contratos de investigación del Programa de Formación de Personal de Investigación de la Aciisi, por lo que 59 investigadores de la Universidad de La Laguna y 43 de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que actualmente están dentro de este programa, se quedarán sin financiación para llevar a cabo sus tesis doctorales a partir del 1 de enero de 2013”. Además, recuerdan que se eliminan las convocatorias de nuevas becas de investigación correspondientes a 2012 y 2013 poniendo en serio peligro el futuro investigador y competitivo de las universidades canarias, al no contar con personal para llevar a cabo los proyectos de investigación en curso y venideros. “Los becarios representamos la base para el desarrollo de proyectos de I+D+i, y el relevo de los actuales investigadores y devolvemos a la sociedad la inversión realizada en nuestra formación en forma de conocimiento y patentes”, remarcan.

Muchos creen que esto ocurre porque la sociedad y los políticos no son conscientes de que la ciencia es importante y prefieren prescindir de algo que, además, no se puede inaugurar. Por ello, desde el Grupo de Comunicación DIARIO DE AVISOS pedimos a nuestros lectores ayuda para explicarles a todos ellos a través de Twitter o de nuestra página web lo que #graciasalaciencia se ha logrado. Participen para que esta situación se cambie. Nuestros jóvenes investigadores se merecen que hablemos por ellos porque nosotros sí creemos en un futuro mejor gracias a sus cerebros.