Economía >

Guerra en la Unión Europea contra el tabaco

Cajetillas genéricas de tabaco - Australia
Imagen del formato de las cajetillas genéricas, sin marcas ni logotipos, que ya se están comercializando en Australia. / REUTERS

M. F. | Santa Cruz de Tenerife

Las multinacionales del tabaco empiezan a perder fuerza. Las prisas de la Unión Europea por sacar adelante la directiva sobre los productos del tabaco ha puesto a las tabacaleras en pie de guerra, hasta el punto que están dispuestas a plantarle cara a Europa y defender “su marca”.

El pasado mes de agosto, perdieron el primer pulso contra el Gobierno de Australia que impuso las cajetillas de tabaco genéricas, es decir, sin publicidad de las marcas, siendo el primer país en adoptar esta medida. Ahora Canadá, Estados Unidos y la UE estudian medidas similares para unificar el diseño de las cajetillas. La que está más cerca de conseguirlo es la UE, cuya directiva ha sido calificada por el sector como “extremadamente perjudicial” para la industria, a pesar de que, según fuentes del sector, la Comisión Europea será un poco más benévola y permitirá a las marcas ocupar un espacio en las cajetilas de un 25%.

No obstante, de salir adelante esta iniciativa europea, España será, sin duda, uno de los países más afectados ya que este sector tiene un peso “importantísimo” en cuanto al empleo, y dentro del conjunto nacional, Canarias se lleva el premio. Solo en las Islas, este sector representa el 14% del PIB industrial, sin contar energía, con una producción valorada en 250 millones de euros, un importe de compras a otros sectores de 162,5 millones de euros y un empleo superior a las 3.700 personas.

La posibilidad de que la Comisión Europea apruebe esta medida, antes de las próximas elecciones europeas de 2014, pone en riesgo un sector que, en las Islas, ya está “agonizando”. Fuentes de la industria en Canarias han asegurado a este periódico que el sector del tabaco ya está entre “los más regulados” de Europa y que una nueva directiva, en el sentido en el que está enfocada, no garantiza una disminución del consumo, ya que el formato de “cajetilla universal” provocaría un incremento del “tabaco de peor calidad y procedencia incontrolada” que obligaría a las empresas a una rebaja en la cadena de los precios, tal y como está ocurriendo en los últimos meses. Por este motivo, desde el Parlamento de Canarias, a través de una proposición no de ley, se ha pedido al Ejecutivo central que busque otras alternativas que no afecten a la competitividad del sector. El Gobierno ha hecho la tarea enviando una carta al embajador de España en Bruselas explicándole la situación. Ahora solo toca esperar.

[apunte]

Restricción de ingredientes
Se prohíbe los productos ‘Tradicional Blend’, que son los más consumidos del mundo, y que suponen el 98% del mercado español. En Canarias supone la pérdida del 80% del mercado.

Empaquetado genérico
Aparecerán cajetillas sin marcas, ni logotipos, con lo que el precio será el único factor determinante a la hora de consumir el producto. La industria señala que esta medida traerá un estímulo del comercio ilícito.

Restricciones en la promoción
La s restricciones en la promoción del producto en los puntos de venta implicaría la realización de costosas inversiones de adaptación que muchos establecimientos no pueden hacer.

Venta en las máquinas
En Canarias hay más de 10.000 máquinas expendedoras que si desaparecen provocará, según denuncian las empresas, un augue del comercio ilícito y del tabaco de contrabando y falsificación en las Islas.

Pérdidas millonarias
La producción de este sector está valorada, en Canarias, en unos 250 millones de euros, a lo que hay que sumar los 162 millones de euros de compras a otros sectores. Esta industria mantiene en las Islas más de 3.700 empleos.

Subida de precios
Desde hace dos años el mercado de cigarrillos en Canarias se ha visto envuelto en una dura batalla comercial que ha obligado a las compañías a rebajar los precios para seguir manteniendo sus cuotas de mercados. La última Philip Morris.

[/apunte]