SANIDAD >

Más de 87.000 personas se han puesto ya la vacuna contra la gripe

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

A pesar de que la campaña de vacunación de la gripe estuvo más de un mes paralizada, los canarios continúan siendo “fieles” a esta medida preventiva. Eso es, al menos, lo que se desprende de los datos aportados a este periódico por la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad. Según esta, hasta el miércoles se habían puesto 77.064 dosis, a las que habría que sumar otras 10.000 que no han sido aún registradas pero sí administradas. Además, también se pueden contabilizar 5.500 dosis de vacuna adyuvada dispensada a personas de centros institucionalizados, de un lote que no pertenecía a las inmovilizadas en octubre.

Desde Sanidad explican que, dada la complejidad y los problemas que ha tenido la campaña de este año, “no se pueden comparar los datos actuales con los de otras campañas, quizá sólo con los registrados durante la gripe pandémica”. Hasta la fecha, Canarias ha recibido unas 176.000 dosis de vacuna de la gripe, de las 250.000 previstas inicialmente por la Consejería de Sanidad, una cifra que cubriría a cerca del 80% de la población de riesgo del Archipiélago. El resto de las dosis, en cualquier caso, llegarán “en función de la demanda y necesidades de vacuna”, recalcaron desde Salud Pública, quienes insistieron en las “dificultades logísticas” que generó la inmovilización de los lotes adquiridos por Sanidad.

Hay que recordar que el 25 de octubre se suspendió la campaña de vacunación tras la inmovilización de las vacunas fabricadas por Novartis, después de que se detectaran partículas blancas en las jeringas precargadas de algunos lotes. El 13 de noviembre, la Agencia Española del Medicamento liberó algunos lotes de una de las dos vacunas fabricadas por Novartis Italia, después de que los análisis realizados resultaran negativos. En una alerta emitida días antes, la agencia, dependiente del Ministerio de Sanidad, decidió levantar la suspensión de varias partidas de Chiromas, nombre con el que se comercializa en España la vacuna. La agencia decidió mantener la inmovilización del resto de las vacunas como medida de precaución, hasta que tuviera un informe completo y detallado del origen y alcance del problema, si bien en España aún no se ha notificado ningún caso de reacción adversa. Canarias, por su parte, empezó el 15 noviembre a suministrar 46.000 vacunas de un primer lote cedido por varias comunidades autónomas, lo que incluso provocó un “colapso puntual” en el servicio 012.