redixit>

Mentirijillas para navegar> Ylka Tapia

Es natural temer lo que no se conoce. La Red para muchos padres se ha convertido en un auténtico campo de batalla con sus hijos; no solo porque quieran pasar más horas frente al ordenador, haciendo oídos sordos a los gritos que avisan que la cena está puesta, sino también porque quieren smartphones que les conecten con sus compañeros del colegio e instituto mediante el chat de Tuenti. Y no dudan en acceder a escondidas, falsificando su edad -el 60% de los menores internautas, según denuncia EU Kids Online- y asegurando a sus progenitores y profesores que ellos no tienen perfiles en las redes sociales, que solo usan Internet para los deberes. Mentirijillas (que no piadosas) que nadie se toma la molestia de verificar. Y es que es muy probable que a tu hijo no le importe sentirse desplazado entre sus compañeros… -nótese la ironía.

Hacer la vista gorda y luego llevarse las manos a la cabeza cuando algún medio publica una noticia en la que está implicado un menor e Internet no es la solución. Mucho menos capar los accesos, creyendo que una política restrictiva aleja el problema. No, no y no. Queramos o no, esta sociedad hiperconectada acoge a una nueva generación de nativos digitales que va un escalón por delante de las primeras; por tanto, la Red es un entorno en el que tiene la necesidad de estar y las prohibiciones solo acarrean mentiras y riesgos, muchos riesgos. Y aun siendo esto último lo que precisamente se quiere evitar, se consigue todo lo contrario porque ¿sabían que el 56% de los niños españoles entre los nueve y 16 años tienen un perfil en una red social?

A estas alturas del texto, imagino que se preguntarán, ¿y cuál es la solución? Tan simple como aceptar que todo ha cambiado y empezar a navegar con ellos, a enseñarles las ventajas y amenazas de la Web pero sin invadir su privacidad. Unos valiosos minutos que les ayudará a convertirse en internautas responsables y consecuentes, siendo esta la forma óptima de prevención. Igualmente, se debe continuar la implantación de herramientas TIC en las aulas, para que así también los profesores sean partícipes de la tan necesaria formación cibernética de los más pequeños. Porque ellos son presente y futuro.

@malalua