Conjeturas > Juan Manuel Bethencourt

El periodista caudaloso – Por Juan Manuel Bethencourt

Para definir la trayectoria de Juan Cruz Ruiz, que esta tarde (20.15 horas, Instituto de Estudios Hispánicos, Puerto de la Cruz) recibe un homenaje tras medio siglo de ejercicio periodístico, hay que recurrir al término caudaloso. El pasado martes me comentaba que no sabía muy bien qué decir ni cómo empezar su disertación de hoy; son muchos episodios desde aquellas crónicas juveniles en la revista Aire Libre hasta su fecundidad presente, la de un periodista activo y capaz de adaptarse a unos nuevos formatos que no obstante contempla con nada disimulado escepticismo. Yo le recomendaría ceñirse a lo esencial, a los fundamentos de la profesión, que en definitiva no han cambiado tanto. Periodista es gente que le cuenta a la gente lo que le pasa a la gente, le he escuchado decir a Juan más de una vez, aludiendo a las recias palabras de su admirado Scalfari. Y si tal conclusión se mantiene vigente podemos entender que esto va de contar historias y contarlas bien, pero a través de nuevas herramientas que ofrece la tecnología. Esto lo puede decir Juan Cruz como atento observador de los nuevos tiempos. Recuerdo ahora sus series de entrevistas con personalidades de vanguardia en el mundo de la comunicación, ya fueran reporteros prestigiosos, directores de periódico o editores con muchas horas de vuelo a sus espaldas. En todas ellas afloraba la pasión por la autenticidad, las cosas bien hechas y la innovación permanente, que en modo alguno supone una traición a los principios del pasado. Volvemos a lo de siempre, hay quien pretende enfrentar legado y modernidad, un ejercicio obtuso que solamente conduce al inmovilismo. Cruz Ruiz no pertenece a esta especie, sino que, todo lo contrario, ha construido una carrera fértil, periodística y también literaria, amparado en su disposición a sorprenderse, a entusiasmarse, también a disciplinarse de un modo feroz. No conozco a nadie tan meticuloso en la tarea de ponerse a escribir cada día atendiendo compromisos profesionales y también amistosos, porque otra de sus cualidades es la generosidad, de la que doy fe, pues Juan se toma la tarea de ayudar al periodista de las Islas como una obligación personal. Espero retomar pronto en esta casa la sección epistolar con la que me y nos honró hace unos años. “¿Pero cómo eres capaz de escribir un artículo largo en veinte minutos?”, le preguntaba yo entonces. “¿Sabes?, me ha costado veinte años escribir artículos en veinte minutos”, era su respuesta inapelable. Ese es Juan Cruz.

@JMBethencourt