sin atajos>

Puerto al servicio de la ciudad> Por Ángel Llanos Castro*

La gestión del puerto de Santa Cruz de Tenerife depende de la Autoridad Portuaria, adscrita a Puertos del Estado, del Ministerio de Fomento. Legalmente no tiene que rendir cuentas de su gestión ante el Ayuntamiento capitalino, pero tampoco puede caracterizarse por la anomia.
Cualquier etnógrafo aficionado conoce que puerto y ciudad no se han caracterizado por una estrecha colaboración, sino por una tolerancia reglamentada. En el año 2008 (siendo concejal de Hacienda quien suscribe), el Ayuntamiento liquidó al puerto el Impuesto sobre Bienes Inmuebles de características especiales, que ascendía a 1.700.000 euros, pero este se negó a pagar y tan solo abonó 22.000 euros porque consideraba que era lo que le correspondía. ¿Se imaginan que el Ayuntamiento le envía a un vecino un recibo del IBI de 400 euros y él decide pagar cuatro euros porque es lo que considera oportuno? Pues eso justamente sucedió (y en similares porcentajes), iniciándose un enfrentamiento judicial que, por el momento, ha sido resuelto a favor de los vecinos, toda vez que la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional desestimó el 7 de noviembre el recurso del puerto contra la valoración catastral a los efectos del IBI.

El Puerto tendrá que pagar a la ciudad siete millones de euros (el IBI no pagado desde 2008 a 2011), intereses de demora aparte. Esta cantidad puede suponer un incremento del cinco por ciento en los ingresos previstos por la Casa de los Dragos para el ejercicio 2013, y la consolidación del tipo aplicado para las siguientes anualidades. La gestión del puerto en las últimas décadas ha sido positiva. Pero en su recurso (sin perjuicio de su derecho a acendrar sus intereses) se vislumbra la creencia de que los beneficios económicos de dicha gestión deben recaer sobre el propio puerto, pese a que la ciudad sea la que soporta las molestias de su actividad (como la contaminación por el tráfico de camiones o la muralla de contenedores). En nuestra sociedad capitalista, los beneficios para Santa Cruz de la actividad industrial portuaria también se cuentan en euros; concretamente, 1.700.000 euros anuales.

*EXPORTAVOZ DEL PP EN EL CABILDO Y EN EL AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ / @allanoscastro