Centenario de los cabildos insulares >

Rivero quiere reformar la Constitución para plasmar la singularidad canaria

EFE | Madrid

El presidente de Canarias, Paulino Rivero, se ha mostrado hoy partidario de modificar la Constitución, para plasmar mejor la singularidad de las islas y hacer así “un estado más justo”.

Rivero ha participado en un acto conmemorativo en el Senado del primer centenario de los cabildos insulares, en el antiguo salón de Plenos de la Cámara, y ha recordado que estas administraciones constituyen una de las especificidades de Canarias, así como su Régimen Económico y Fiscal (REF).

Al acto han asistido, entre otros, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, los siete presidentes de los respectivos cabildos y diputados y senadores de Canarias.

En su discurso, Rivero ha pedido la aceptación del “hecho diferencial canario” y que se abran las puertas para que su singularidad sea aceptada en todos los ámbitos, especialmente que se tengan en cuenta la lejanía y la insularidad para su “mejor encaje”.

En su opinión, el estado autonómico garantiza mejores servicios a los ciudadanos, pero ha reclamado una mejora del autogobierno y de la financiación autonómica, así como que el REF no sea complementario a ésta sino un “sistema integral que permita dar un salto a Canarias”.

García-Escudero ha señalado que con el acto de hoy el Senado se suma al homenaje de los cabildos, “instituciones imprescindibles para el gobierno de las islas”.

Ha añadido que las intervenciones de sus presidentes han coincidido en resaltar “la acusada identidad histórica y el fuerte arraigo social” de esas instituciones, así como que son “la primera referencia administrativa” para sus ciudadanos, al tiempo que ha constatado su “plena vigencia”.

Tras asegurar que la descentralización administrativa es consustancial a la democracia, ha precisado que las comunidades autónomas y las corporaciones locales responden a la exigencia de los ciudadanos de cercanía directa con las gestión de los servicios.

El presidente del Senado se ha referido a ley que se conmemora ahora y ha agregado que les reconoce rango a cada isla como entidad local y les dota de unas administraciones específicas.

Ha valorado la elección directa de consejeros y presidentes y que sean circunscripción electoral para el Senado.

Se ha referido al proceso de reformas de la administración emprendido por el Gobierno central, “para mejorar la eficacia y la eficiencia de las administraciones públicas”.

A su juicio, no se trata de una operación de recentralizar competencias, sino de mejorar los mecanismos de cooperación, donde los cabildos “tienen muchos que aportar”, dada su “encomiable labor”, para la que ha brindado el apoyo institucional del Senado.

PRESIDENTES DE LOS CABILDOS

Los siete presidentes de los respectivos cabildos han coincidido que estas instituciones, cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XV, necesitan que se definan mejor sus competencias y su financiación, ya que son instituciones singulares y el órgano de gobierno de cada isla.

El titular del Cabildo de Gran Canaria y presidente de turno de la Federación de Islas, José Miguel Bravo de Laguna (PP), ha subrayado en su intervención que a que, a pesar de pertenecer a diferentes partidos, todos los presidentes coinciden en la “relevancia institucional” de las corporaciones insulares.

Además, ha afirmado que Canarias es la comunidad que más referencias propias tiene en la Constitución.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior (CC), ha recalcado que estas entidades no son algo anacrónico, ni incompatible con el estado autonómico y que su carácter es “claramente integrador”.

Ha defendido que se elijan por “democracia directa” y ha pedido mejorar su financiación, así como que las competencias estén garantizadas “de origen por una ley”.

Alpidio Armas (PSOE), de El Hierro, ha dicho que es impensable una Canarias vertebrada sin sus cabildos, para los que quiere blindar su autonomía financiera para poder cumplir “con su papel relevante que, por historia y derecho propio, le corresponde”.

Los canarios, ha asegurado, tienen los mismos problemas que el resto de los españoles, más otros específicos, como la doble insularidad o lejanía, y en su caso “el fenómeno sísmico volcánico”, que ha provocado que haya menos turismo y más paro.

Para el presidente del cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera (CC), estas instituciones no son “un capricho en la estructura del Estado”, sino la base sobre la que se constituye el archipiélago canario y ha precisado que cada isla es diferente y debe tener su reflejo.

Casimiro Curbelo (PSOE), de La Gomera, ha destacado la capacidad de adaptarse en cada momento de la historia para buscar soluciones a los problemas de los ciudadanos, por lo que ha pedido que se garantice su financiación y se definan sus competencias.

Pedro San Ginés (CC), de Lanzarote, ha dicho que son isleños y están orgullosos de serlo, aunque “vivir en mitad del mar tiene sus dificultades” y ha recordado que son un órgano preexistente a la España de las autonomías y el órgano “más importante” de la política y la representación de los ciudadanos.

La presidenta del Cabildo de La Palma, Guadalupe González (CC), ha indicado que estas instituciones fueron la solución para lo que en su momento se llamó “el problema canario” y ha insistido en el sobrecoste que supone “la doble insularidad”. EFE