sanidad>

Sanidad, en contra de un borrador donde han participado sus técnicos

J. L. CÁMARA | Las Palmas de Gran Canaria

El próximo día 20 se decidirán en el Consejo Interterritorial de Sanidad las nuevas medidas de ajuste del sistema público, que se pondrán en marcha a primeros de año. Entre ellas está el copago del transporte sanitario no urgente, que ha generado una agria polémica desde que la ministra Ana Mato confirmara su inclusión en el borrador del documento. Dicho borrador ha sido elaborado y consensuado por técnicos del Ministerio y de las propias comunidades, incluida Canarias. El documento, que una vez aprobado por el Consejo Interterritorial aún deberá ser refrendado por el Consejo de Ministros, ha sido duramente criticado por la consejera regional de Sanidad, Brígida Mendoza, que incluso ha anunciado que se posicionará en contra de buena parte de las medidas incluidas en ese texto elaborado, entre otros, por sus propios técnicos.

El nuevo ajuste que proyecta el Gobierno obliga a los ciudadanos a costearse parcialmente el transporte en ambulancia, en función de la renta y de la patología del enfermo, aunque se establecerán límites mensuales o semestrales. La máxima cantidad que está previsto cobrar a los enfermos asciende a cinco euros por trayecto; es decir, diez euros para ir y volver a sus casas desde cualquier centro hospitalario.

Al respecto de este controvertido borrador, la delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, aseguró ayer que en la propuesta para el copago del transporte sanitario no urgente se incluye una importante reducciones para los pacientes crónicos y las rentas más bajas. Hernández Bento ha precisado hoy que, en esa medida, hay una serie de límites mensuales de aportación del usuario en función de su renta: 60 euros para las rentas superiores a 100.000 euros anuales, 20 euros para quienes ganan 18.000 a 100.000 (activos y pensionistas), y 10 euros para el resto. En el mismo documento, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad también pretende fijar la aportación que tendrá que pagar el usuario para acceder a la cartera suplementaria de prestación ortoprotésica ambulatoria entre 20 y 40 euros para rentas menores de 100.000 euros. En esta prestación se incluyen, entre otros, las sillas de ruedas, las plantillas y los audífonos. En dicha orden se establece que el usuario pagará un 10% del precio de oferta del producto en los subgrupos de aportación reducida, con un límite máximo de 20 euros al mes por prescripción.