CD TENERIFE-REAL OVIEDO >

El Tenerife empata y sigue líder

Suso logró adelantar a su equipo en el minuto 78. Es su tercer tanto esta temporada. / FOTOS: FRAN PALLERO


MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

A veces basta con 45 minutos para sentenciar un encuentro, pero cuando se desperdicia por completo una mitad, lo normal es que la suerte termine por ser esquiva. Eso le pasó ayer al CD Tenerife. Los blanquiazules empataron con el Real Oviedo en un encuentro que tuvo dos partes diferenciadas. La primera fue para los carbayones, aunque no molestaron en exceso a Sergio Aragoneses; en la segunda el Tenerife sufrió una profunda metamorfosis, sin duda por la aportación de Yeray y Cristo Martín. Suso adelantó a su equipo, pero Cervero empató una contienda que deja una secuela negativa: la lesión de Luismi Loro. El mediapunta sufrió un severo esguince de tobillo y hoy se sabrá el tiempo que estará al margen del equipo.

Sorprendió Cervera antes del partido por prescindir de los servicios de Bruno. El canterano era un fijo en sus esquemas y de un plumazo pasó de la titularidad a la grada. Sin mayor explicación. Sin mayor motivo. El entrenador los sabrá, aunque después del partido no los compartió con el resto de mortales.

Entró Amado para acompañar a Tarantino. Duró 45 minutos sobre el campo. Los mismos que desaprovechó el Tenerife. El Oviedo saltó al campo con ganas de disputarle el dominio a su rival. Sarriugarte le ganó la partida al preparador ecuatoguineano en el centro del campo. Reforzó la medular, consiguiendo que los suyos estuvieran en superioridad. Además atacaban con mucha gente, con lo que la defensa tinerfeñista pasó apuros. Cerrajería y Casares se mostraron muy activos y fueron los dos referentes atacantes asturianos.

El Tenerife ofreció señales de estar vivo a los 14 minutos, con un disparo de Javi Moyano ejecutado desde fuera del área. Pero no tuvo continuidad esta iniciativa y el Tenerife no era capaz de tomarle el pulso al partido. A todas estas el rival estaba cómodo; el portero Barrio veía el desarrollo del partido desde lejos; y el dominio del esférico era suyo. Con todas esas, no llegaron a crear verdadero peligro.
Tras la primera media hora, se animaron Chechu y Suso. Los dos probaron fortuna, pero ninguno tuvo fortuna. El de Taco fue también protagonista de la última acción de la primera parte. Arrancó por la izquierda y un preciso centro suyo lo remató Aridane, aunque la jugada estaba invalidada previamente por ajustado fuera de juego del extremo diestro.

CAMBIO TOTAL

El segundo acto comenzó con una variante determinante. Cervera retiró a Amado, que tenía una tarjeta amarilla, e introdujo a Yeray, que cada vez que juega muestra más su enorme potencial. David Medina pasó a acompañar a Tarantino en el centro de la zaga. Pocos minutos después, y por la desafortunada lesión de Luismi Loro, también accedió al partido Cristo Martín, otro actor protagonista en la película que ayer se pudo ver sobre el irregular, por la lluvias, terreno de juego del Heliodoro.

Mención aparte hay que hacer de la lesión del de Fuenlabrada, que puede estar varias semanas apartado de los terrenod de juego. En una acción con Cerrajería, el cual le pisó, el mediapunta cayó lesionado y tuvo que abandonar el campo en camilla.

Con Cristo y Yeray las cosas cambiaron, para bien. De las botas de ambos, y de Suso y de Chechu, nacieron numerosas ocasiones de gol. La mayoría muy claras. En el minuto 68 llegó la mejor. Un pase en profundidad de Cristo a la espalda de la defensa llegó a Chechu, que apuró dentro del área y dio el pase de la muerte a Suso, quién golpeó el balón y éste se marchó por fuera rozando el palo.

Hubo que esperar hasta el minuto 78 para ver un acierto sobre la meta de Barrio. Aridane le ganó la partida al meta carbayón. El regalo lo aprovechó Cristo para dejársela a Suso en el segundo palo. El de Taco sí que acertó esta vez.

La alegría se desató en el Heliodoro, pero solo duró cinco minutos. El tiempo que necesitó el Oviedo para empatar por medio de Cervero , que aprovechó un enorme hueco que dejó la defensa blanquiazul para batir, libre de marca, a Aragoneses. Jarro de agua fría brutal.

Los blanquiazules se descompusieron y no reaccionaron en el escaso tiempo que quedaba antes de que el colegiado decretase el final.

Al final empate injusto si atendemos a las numerosas ocasiones que tuvo el Tenerife en la segunda mitad. Con todo, los tinerfeñista no pierden el liderato, gracias a sus perseguidores tampoco ganaron.

 

[apunte]

CD TENERIFE (1-1) REAL OVIEDO

Encuentro correspondiente a la decimoquinta jornada en el Grupo I

CD Tenerife: Sergio Aragoneses, Javier Moyano, Raúl Llorente, Amado (Yeray, min. 46), Tarantino, Íñigo Ros, David Medina, Chechu Flores, Suso, Luisimi Loro (Cristo Martín, min. 51) y Aridane (Guillem Martí, min. 79).

Real Oviedo: Barrio, David, Álvaro, Baquero, Aitor, Iker, Pascual (Manu Busto, min. 77), Casares (Jandro, min. 62), Cerrajería, Óscar (Cervero, min. 64) y Montovani.

Árbitro: José Luis Munuera Montero, del colegio andaluz. Expulsó al visitante Aitor (min. 88), al ver la segunda amarilla. Amonestó por los locales a Moyano y Amado; Por los visitantes a Pascual.

Goles: 1-0, min. 78, Suso. 1-1: minuto 83, Diego Cervero.

Incidencias: Partido disputado en el Heliodoro Rodríguez López ante 8.525 espectadores. Terreno de juego en malas condiciones. Muy blando debido a las lluvias caídas durante los últimos días.

[/apunte]