análisis>

A través de la ventana> Por José Miguel González Hernández*

Supongamos que usted está en su casa completamente desnudo preparado para salir a la calle, porque necesita ir a avituallarse al mercado. Lo primero que hace es mirar por la ventana para comprobar el tiempo que hace, de forma que no se vestirá de igual forma si llueve que si hace sol. Ante esta información, se pone ropa de abrigo o manga corta, gabardina o rebequita, y se hace con el paraguas o no, respectivamente. Desde el punto de vista de la dotación de información y, por ende, de la preparación de la respuesta, usted ha actuado de forma infalible. Poco lógica hubiera sido su respuesta si cuando llueve sale de sport o si cuando hace calor se pone un abrigo polar. Aunque también, ante la reacción de salir directamente a la calle desnudo haga el tiempo que haga, es muy probable que fuera detenido por las fuerzas de seguridad en pocos minutos.

La otra opción es la de meramente contemplar el paisaje desde la ventana y abstenerse de ir a hacer la compra. De esta forma utilizará lo que queda en la despensa y veremos hasta cuándo se puede aguantar. Y da la casualidad de que el proyecto de Ley de Presupuestos para Canarias en 2013 hace esto último. En la calle llueve y se cierran las ventanas para no mojarse. Es decir, a través de la inacción, aparecerá la inanición. Simplemente contempla la realidad. Se acomoda a ella, no haciendo ningún esfuerzo para cambiarla. De repente, se vuelven estoicos. En definitiva, el proyecto de Ley de Presupuestos para Canarias en 2013 es contemplativo. Menos tengo, menos me dan, menos hago.

El presupuesto consolidado de la Comunidad Autónoma de Canarias se sitúa, en el año 2013, en 6.610.652.905 euros, experimentando una caída del 8,2% respecto de 2012. Como dato comparativo, hay que decir que el incremento del presupuesto entre los años 1996 y 1997 ascendió al 5,19%, para el 1997-98 fue del 8,83%, para el periodo 1998-99 fue del 7,6%, para el 1999-00 fue del 7,8%, para el 2000-01 fue del 6,1%, para el 2001-02 fue del 4,5%, para el 2002-03 fue del 5,9%, para el 2003-04 fue del 9,7%, para el 2004-05 fue del 8,0%, para 2005-06 fue del 13,9%, para 2006-07 fue del 11,7%, para el 2007-08 fue del 8,6%, para el 2008-09 fue del 2,3% para el 2009-10 fue del 5,9%, para el 2010-11 fue de menos 15,1% y para 2011-12 fue de menos 4,5%.

Podemos comprobar que la política presupuestaria de los últimos años ha sido netamente procíclica, donde, a diferencia de ejercicios anteriores, ni siquiera son los presupuestos justos para que no se detenga la maquinaria de la Administración pública, porque ha tenido que prescindir de parte de ella sin que se hayan acometido reformas estructurales en el funcionamiento interno de esta. Todo el que ha escrutado el proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Canarias para 2013 ha podido comprobar cómo la valentía política brilla por su ausencia. Es cierto que, desde el punto de vista financiero, son infalibles, porque se incrementa el ahorro bruto y se establece un cuadro macroeconómico adecuado para alcanzar los requisitos de déficit y deuda públicos, pero, desde la perspectiva del uso de los presupuestos como instrumento para cambiar la decadente realidad, dejan mucho que desear. Es más, la perpetúan.

Quién puede sentirse orgulloso de asumir una tasa de paro por encima del 34%. Quién puede resignarse a una caída del PIB del 0,8% (algo optimista, por cierto), teniendo instrumentos políticos y económicos para evitarlo. Solo quienes lo apoyan hacen una lectura diferente. Pero da la casualidad que el otro día escuché un dicho que me gustó y me gustaría compartirlo con ustedes porque me viene al pelo. La frase era la siguiente: “Si tres personas te dicen que estás borracho, hazles caso y métete en la cama”. Pues eso.

*RESPONSABLE DEL GABINETE TÉCNICO DE CC.OO EN CANARIAS