A TODA MÁQUINA>

Tremendo susto> Por Román Delgado

Lo de ver este miércoles a Ricardo Melchior, Carlos Alonso y Aurelio Abreu, dos de CC y uno del PSOE (todos cargos en el gobierno del Cabildo de Tenerife), junto a un micrófono y delante de las cámaras de los medios de comunicación locales me ha dado tremendo susto, por no decir que me ha puesto los pelos de punta.

El mencionado trío se enfrentó a los periodistas, tras pomposa convocatoria oficial, para decir (después de una larga etapa de mentiras enlazadas con otras tantas mentiras sobre los proyectos de los hospitales comarcales de la Isla y sus seguras fechas de terminación) que esta vez sí, que hasta aquí habían llegado, que ahora, poco menos, había que creerlos y que ya no estaban dispuestos a que los torearan más desde el Gobierno de Canarias (de CC y PSOE). Ahora, y avisaban con gesto muy serio, sí que iban a coger el toro por los cuernos.

El problema, y lo saben, es que el toro, los recursos financieros públicos de la Comunidad Autónoma para 2013, no está, se ha ido (como se dice a los bebés), y por eso mismo creo que lo único que pueden agarrar es aire, a veces muy contaminado en esta maldita ciudad. En fin, que el mencionado trío el miércoles convocó a la prensa para una escena destinada a sacar pecho, a enturbiar más la vida política local con una petición, con un pulso, que, tal y como está el patio, parece poco probable que se gane en beneficio de los tinerfeños.

Y no se cantará victoria porque no hay un puto euro. Quizá haya enmiendas y estas sirvan para pasar algo de dinero de un lugar a otro, y así luego se pueda vender un pírrico logro, lo que a todas luces será un tremendo fracaso de la política y de los tres partidos mayoritarios en Tenerife (sí, PP). Porque, digan lo que digan, seguimos y seguiremos sin hospitales en el Norte y el Sur. El trío se me pareció tanto a la pepera Fátima Báñez y sus pensiones. ¡Tremendo susto!

@gromandelgadog