educación>

Las universidades canarias serán “inviables” si se ejecuta el recorte

ruedaprensaull.jpg
Catalina Ruiz, Nélida Rancel y Justo Artiles, durante la rueda de prensa ayer en el Rectorado. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

“Sin inversión en educación superior ni en I+D+i será inviable el funcionamiento de las universidades públicas”. Así de tajantes se mostraron ayer en un comunicado conjunto los rectores de las instituciones académicas españolas, quienes mostraron su preocupación por los recortes que llevarán a cabo los gobiernos central y autonómico el próximo año.

A nivel regional, tanto la Universidad de La Laguna (ULL) como la de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) se sumaron a la denuncia realizada por los rectores, aunque aseguraron que en el caso del Archipiélago la situación “es todavía peor”. No en vano, la ULL perderá más de nueve millones y medio de euros en 2013, lo que, según la vicerrectora de Relaciones Universidad y Sociedad, Nélida Rancel -el rector Eduardo Doménech está en la Península por motivos profesionales-, el normal funcionamiento de la entidad puede verse “seriamente comprometido”. Rancel, que compareció junto al gerente de la ULL, Justo Artiles, a la vicerrectora de Investigación, Catalina Ruiz, y miembros del comité de empresa y de la Junta de Personal, recordó que las universidades canarias presentarán una serie de enmiendas a los presupuestos para intentar que el Gobierno regional dé marcha atrás y aumente la dotación para el próximo ejercicio. Por ello, desde hoy mismo iniciarán una ronda de contactos con los grupos parlamentarios, porque, según dijo, “necesitamos el dinero desde el día 1 de enero y no podemos esperar a futuras asignaciones que derivan de una expectativas que pueden o no cubrirse”, agregó Justo Artiles.

Por este motivo, y por si no prosperan las enmiendas, la ULL continuará aplicando medidas de ajuste incluidas en su plan de viabilidad. Así, como publicó este periódico en junio, la institución cerrará los próximos periodos vacacionales, para ahorrar entre 350.000 y 400.000 euros. La medida entrará en vigor entre el 31 de diciembre y el 7 de enero, se repetirá en Semana Santa y en verano entre el 4 y el 25 de agosto. Artiles señaló que también se han puesto en marcha otras acciones, entre las que se incluyen la cofinanciación de reformas de mantenimiento entre centros; los servicios centralizados; medidas de eficiencia energética; y acciones de buenas prácticas de uso en los centros y departamentos. “No solo estamos tomando medidas de mayor calado a corto plazo, sino también acciones más sencillas, que tienen un papel de concienciación del personal”, arguyó Justo Artiles, quien insistió en que “el objetivo prioritario es que los recortes no afecten al personal ni a los servicios básicos que ofrece la universidad, que es una entidad que tiene un efecto de arrastre en todo su entorno”.

Una opinión que comparten los miembros del comité de empresa y de la Junta de Personal Docente e Investigador, quienes anunciaron para el martes 18 una concentración de protesta a las puertas del Parlamento. “El recorte a las universidades está por encima de la media del resto de áreas, y además es muy superior a lo que se ha recortado en la mayor parte de comunidades autónomas”, destacaron desde las organizaciones sindicales, quienes temen que pueda haber “despidos masivos” en la institución lagunera si se certifican los recortes para 2013.

[apunte]La primera vez desde el año 1979 que la partida para investigación se queda a cero

Una de las áreas más afectadas por los recortes en las universidades es la de investigación. Hasta tal punto es así que la vicerrectora de Investigación y Transferencia de Conocimiento, Catalina Ruiz, aseguró que “desde 1979 es la primera vez que un gobierno deja a cero la partida de investigación”.

En este sentido, Ruiz insistió en que la eliminación de las becas predoctorales y los despidos de una docena de gestores de la Oficina de Apoyo a la Investigación “nos dejarán sin un sistema competitivo”. “La disminución de los Presupuestos Generales del Estado para 2013 en el 80% en los gastos no financieros en I+D+i suponen un deterioro irreparable del sistema, que junto a la congelación de las plantillas de recursos humanos, llevará a nuestro país a la pérdida del tren del desarrollo tecnológico, hipotecando la investigación y los mayores avances en la frontera del conocimiento”, señalaron los rectores canarios en su comunicado.

Según explicaron en su nota, “el Gobierno regional debe ser sensible con esta situación y atender nuestra demanda, porque no podemos comprometer el futuro de nuestros jóvenes, ni hacer que las universidades, entendidas como la vanguardia del conocimiento, retrocedan a décadas pasadas”.[/apunte]