líneas de más>

Venezuela vota sin Chávez> Por Gerardo Daniel Settecase

Este domingo la sociedad venezolana vuelve a las urnas para renovar autoridades estatales y, en algunos casos, municipales, tras una campaña caracterizada por la ausencia del presidente Hugo Chávez apoyando a sus candidatos estado por estado, municipio por municipio, como consecuencia de una enfermedad que lo obligó este martes pasado a ser operado nuevamente en Cuba.

Este domingo, por tanto, se convierte en una prueba de fuego para el oficialista PSUV y la oposición, pues se podrá conocer qué ocurre en la política venezolana sin la fuerte influencia de Chávez, pues, pese a que ha trasmitido su repetitivo discurso de que no votar a sus candidatos es traicionarlo a él, a Venezuela y la revolución bolivariana, o su último mensaje a los militares, con otra de sus repetitivas y poco creíbles denuncias de confabulaciones capitalistas para generar un golpe de Estado.

Lo cierto es que su ausencia y verborragia personal en mítines empujan más que los nombres de candidatos que él mismo propusiera. Muchos completos desconocidos. Y aunque desde Cuba llegan noticias alentadoras sobre su salud, que hacen prever que podrá asumir un nuevo mandato eliminando los temores de una crisis interna en su partido, en una Venezuela que teme una guerra entre chavistas trasladable a toda la sociedad, este domingo, sin Chávez a la vista, habrá una posibilidad cierta de saber si su carisma es tan fuerte que solo con la parafernalia propagandística electoral y sus fotos se puede derrotar a los adversarios. Si ausente Hugo Chávez el PSUV es solo un sello de caucho respaldado por este líder, o sus compañeros de travesía política valen por sí mismos para suplantarlo.

También la oposición podrá saber si sus derrotas fueron culpa del carisma de Chávez o de su propia incapacidad para crear propuestas y anteponer un líder que enfrentarle.

gerardoctkc@gmail.com