X
NORTE >

Denuncian vertidos de aguas fecales en la costa de Santa Úrsula

   

Depuradora Santa Úrsula

Los pescadores creen que la depuradora es la culpable de los vertidos. / MOISÉS PÉREZ

GABRIELA GULESSERIAN | Santa Úrsula

Pescadores y vecinos denuncian vertidos de aguas fecales en la costa de Santa Úrsula, en concreto, en la desembocadura del barranco de La Plaza. Un problema que, según los habituales del lugar, se produce desde hace bastantes años, y actualmente de forma continua, debido al mal funcionamiento de la depuradora que da servicio a la urbanización La Quinta.

Según indicaron a este periódico, el vertido atraviesa el Paisaje Protegido Costa de Acentejo, por un lugar que la vigente normativa ambiental ha catalogado como Área de Sensibilidad Ecológica, al existir en ese ámbito valores faunísticos, florísticos y arqueológicos importantes.

En su camino hacia el mar, las aguas fecales desembocan entre dos salientes rocosos, denominados El banquillo y Piedra del Michel, un lugar de aguas tranquilas donde se suele mariscar y practicar la pesca deportiva.

Precisamente por ello, los pescadores están hartos de esta situación que, subrayan, “año tras año se repite en este enclave sin que nadie le ponga remedio”, pese a que se incumple la normativa actual que regula la Gestión de los Espacios Naturales de Canarias, la Legislación de Vertidos de Tierra del Mar y la que controla los vertidos a cauces de los barrancos.

En este sentido, le achacan al Ayuntamiento de Santa Úrsula que “no ha haya ejercido su competencia de velar que se cumplan. No tienen constancia de que el asunto se haya puesto en conocimiento de la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural, con la cual se ha consorciado desde 2011, ni tampoco se haya comunicado al Seprona”.

Por este motivo, junto a vecinos y habituales del lugar recogen firmas para remitirlas a los organismos competentes con el fin de que “de una vez por todas se ponga fin a esta situación” que, apuntan, pasaría por ejecutar un pozo absorbente donde fuesen a parar estas aguas, previa depuración de las mismas.

Indican que el difícil acceso al lugar del vertido y la exuberante vegetación de especies vegetales invasoras que han crecido favorecidas por el aporte de nitrógeno de las aguas contaminadas, han hecho que este vertido “pase desapercibido” por la mayoría de la población. “Sólo en ocasiones se percibe en la zona el olor pestilente propio de las fosas sépticas y destapadas”, subrayan.

Fuentes del Ayuntamiento consultadas al respecto también coinciden en esto último. Aseguran que “no se tiene constancia de ninguna denuncia al respecto” ya que, caso contrario, se hubiera actuado, tal y como ocurrió en el año 2006, “cuando el pozo se obstruyó y a través de los estratos el vertido caía por la ladera”. En ese momento, añaden, se hicieron todos los informes pertinentes y se resolvió el problema de forma inmediata.

En cualquier caso, aclaran, se trata de una urbanización privada, que no ha sido recibida por el Ayuntamiento y la gestión le corresponde a la empresa promotora Luz Miramar. No obstante, indicaron que hoy a primera hora los técnicos acudirán a la zona para comprobar la situación y se procederá de forma inminente si así se requiere y “se denunciará a quien se tenga que denunciar” en caso de ser necesario.