X

La ONCE y la AECC – Por Mary Cejudo

   

La junta provincial de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) edita cada año una revista en la que resume sus actividades, programas y proyectos y donde son invitados prestigiosos profesionales de diferentes ámbitos, principalmente de la sanidad, a publicar sus conclusiones y opiniones.

En su último número han iniciado una serie de colaboraciones con otras organizaciones con similares finalidades en el ámbito social de apoyo a quienes va dirigido y han comenzando con una de las instituciones más valoradas en España: la Organización Nacional de Ciegos, por su capacidad de lucha a favor de las personas invidentes o con problemas visuales (unos 70.000), por la atención de personas con sordoceguera y por su solidaridad con todos aquellos que se ven afectados por algún tipo de discapacidad a los que destinan, a través de su Cooperación e Inclusión Social de Personas con Discapacidad, el 3% de la venta de lo relacionado con el juego de dicha organización (115.000 empleos) a través de la Ceosa (Corporación Empresarial ONCE).

La ONCE parece haber sido capaz de superar la actual crisis económica, quizás gracias a una profesional y temprana reorganización de sus estructuras. Sus Servicios Sociales no se han visto así recortados y pueden enorgullecerse de mantener todo tipo de prestaciones a sus afiliados, como los perros guías, que, con un coste en torno a los 40.000 euros, al que se añade un mes de estancia-instrucción, junto a la persona a la que servirá de guía, en Madrid o Estados Unidos son un ejemplo de una manera de mostrar los caminos de una nueva vida para que el discapacitado pueda recorrerlo con la ayuda de técnicos, departamentos de servicios, de empleo, trabajadores sociales, rehabilitadores, psicólogos…

El interés se centró en conocer el impacto del diagnóstico de un cáncer en alguien con una discapacidad y resultó muy interesante la entrevista que se ha publicado, en la persona de su vicepresidente del Consejo Territorial, don Cristóbal Amaro (para la solicitud de ejemplares, la AECC está ubicada en la calle San Francisco, 5, 7º, y su teléfono es 922 276 912/66).

Quisiera, sin embargo, resaltar un hecho que escapa a la confección de dicho artículo pero que resultó especialmente significativo para quienes no conocíamos la idiosincrasia que parece agrupar a las personas ciegas.

Tuvimos un primer contacto en las oficinas que la ONCE tiene en Santa Cruz, un magnífico edificio en la calle de San Sebastián y volvimos posteriormente para la realización de la citada entrevista.

En ambas ocasiones, quienes nos atendieron no parecían demasiado preocupados por el hecho de no vernos; es más, yo diría que ni siquiera lo están por el hecho de no ver.

Son gente extraña (en el sentido de que no parecen formar parte de nosotros) porque no se quejan ni están amargados sino que trabajan, ríen, bromean (incluso de su discapacidad) y los que tratamos, tanto aquellos que han nacido sin visión como los que la han perdido en el camino de la vida, tienen una curiosidad inteligente y lúcida que les permite gozar de actividades de todo tipo.

Fuimos, generosamente, invitados a su cena anual y participar en ella ha sido un privilegio por lo que de enseñanza humana ha significado.

La Asociación Española contra el Cáncer quiere, con estas líneas, ensalzar la labor que la ONCE realiza y desearle que consigan los mismos objetivos que nosotros ansiamos: ser cada vez mejores en beneficio de aquellos que nos necesitan.

*VOLUNTARIA DE LA AECC