X
redixit > Ylka Tapia

Una aplicación para rumorear – Por Ylka Tapia

   

Unos 11.000 usuarios nuevos en dos días. Una cifra significativa si estamos hablando de Gossip, una aplicación para publicar rumores. La app de marras se vende como el método más eficaz para conocer “todas las noticias de tu círculo de amigos”, y así no ser el último en enterarte “de lo que pasó ayer por la noche”. Teniendo en cuenta que su target, y espero sepan disculparme, es el conjunto de adolescentes (y adultos) descerebrados, no me extraña este abrumador éxito, porque lo que normalmente se hace en los pasillos, entre la clase de mates e inglés, ahora se puede realizar en cualquier momento a golpe de clic en las salas de Gossip.

Porque tras crear tu cuenta facilitando un nickname y correo electrónico, solicita tu “ubicación actual”, geoposicionándote para, y vuelvo a citar, “obtener contenido local cerca de ti”. Con este sustancial y, en mi opinión, crítico dato, sugiere que navegues por las salas en las que se vierten rumores de toda clase, primando los mensajes sin ningún tipo de sentido (de ahí, que parezca para descerebrados). Espacios que, en un principio, no tendrían mayor repercusión salvo la pérdida de tiempo, se convierten en un problema porque fulanito crea el de su instituto y asegura que menganito es tal y cual cosa. Un instrumento para cíber-acosar.

Si al hecho de poder rumorear sobre tus compañeros de clase sin ningún tipo de restricción, le sumas las opciones ‘falso’ y ‘verdadero’ para calcular un porcentaje de credibilidad -sus desarrolladores, la empresa catalana Crows & Dogs, SL, están en todo-, tienes una auténtica bomba de relojería. Por ello, y según algunos medios de Cataluña, ya han empezado las denuncias por bulling, viéndose la desarrolladora en la obligación de moderar e incluir un buzón de notificaciones para alertar. De igual modo, se defienden alegando que las familias tienen parte de culpa al permitir que jóvenes de 15 años posean un iPhone -próximamente Gossip estará disponible para Android y web, prepárense-. Razón no les falta, pero no nos podemos permitir que se aprovechen del punto crítico en el que se encuentra la sociedad, del escaso razonamiento y algunas pamplinas.

@malalua