X
tribuna>

Cáritas, un apoyo absolutamente necesario – Por Ricardo Melchior*

   

El año 2013 ha comenzado como finalizó el 2012: Estamos inmersos en una crisis económica que golpea de forma brutal a la sociedad y, especialmente en algunas comunidades autónomas- entre ellas la nuestra, Canarias- el paro y la exclusión social están presentes de forma alarmante.
Cuando la sociedad camina vacilante, decepcionada y superada por todo lo que le rodea; cuando las noticias que llegan de uno y de otro lado generan incertidumbre, somos las administraciones públicas las responsables de sacar hacia adelante a la sociedad y debemos hacerlo ayudando a entidades como Cáritas para que pueda seguir prestando un servicio, absolutamente necesario en los momentos que nos ha tocado vivir. Somos su esperanza y su respiro, factores estos importantes para evitar que la desazón se apodere de todo y de todos. Cuando las cosas se ponen difíciles, tenemos que estar ahí más que nunca.

Eso es, precisamente, lo que debemos hacer ahora con Cáritas Diocesana. Ahora, que es cuando esta organización altruista, benefactora de los más necesitados y desprotegidos demanda toda la ayuda que las instituciones públicas y privadas puedan brindarle. Y debemos hacerlo salvando todos los escollos burocráticos y presupuestarios que aparezcan en el camino.

No es lícito, de ninguna de las maneras, que se apele a la crisis para recortar en subvenciones y ayudas que desde el Gobierno de Canarias se le han venido otorgando. Las familias acogidas, las madres embarazadas que necesitan ayuda, los enfermos de SIDA… Ninguno de ellos tiene porqué entender de números, de recortes o de déficit presupuestarios. Lo que si que entienden es que precisan apoyo, atención, ayuda y cariño.

Rectificar es de sabios y así lo ha hecho la Administración Regional , rescatando algunas de las partidas destinadas a sufragar los gastos que se generan en el día a día de los pisos de acogida para mujeres en atención social, del Proyecto Lázaro para enfermos con VIH, o del Centro de Día Materno Infantil Chaxiraxi. Proyectos todos que dependen de Cáritas Diocesana, y que se han ido arraigando en el tiempo y en la conciencia de todos los tinerfeños como pilares importantes y necesarios de nuestra sociedad actual.

Cáritas Diocesana realiza una labor esencial en la Isla. Atiende a miles de personas sin recursos; y el Cabildo de Tenerife ha sido siempre consciente de ello. No en vano nuestra prioridad presupuestaria lleva años siendo el gasto social: Destinamos 6 de cada 10 euros a las políticas de servicios sociales y al bienestar comunitario. Nuestra razón de ser es atender a las personas, apostar por el bienestar social de las mismas, porque se mantengan las ayudas e incluso incrementarlas, si fuera necesario y está en nuestra mano. Y en este caso, créanme, lo es.

La palabra recorte tenemos que desterrarla cuando hablamos de áreas sociales. Con la crisis que estamos viviendo debemos aunar esfuerzos, plantarle cara a la situación cuando lo que está en juego es el bienestar de los tinerfeños. Es a ellos a quienes hay que prestar toda la atención, y es a Cáritas, y a entidades como ella, a quien no podemos fallar.

Nuestro apoyo debe ser incondicional. En la medida de nuestras posibilidades, sí, pero dándolo todo para intentar paliar la difícil situación en la que viven muchos de nuestros convecinos.
Cáritas necesita de nuestra ayuda, y la tendrá. Sólo así podrá seguir desplegando su buen hacer para con los demás. El Cabildo de Tenerife seguirá apostando por ella. Lo hará de todas las maneras posibles, intentando siempre que su gran labor no decaiga. Y si para ello tenemos que instar a alguna institución o incluso exigirle su ayuda, lo haremos.

En medio de esta tormenta perfecta que nos ha tocado vivir: crisis económica, crisis de valores, problemas de convivencia, desaprensivos que se han lucrado con los puestos que han ocupado y así, un largo etcétera, nos quedan instituciones públicas y privadas, caso del Cabildo Insular de Tenerife, que estaremos ahí, apoyando con todas nuestras fuerzas a estas entidades sin ánimo de lucro que ayudan a hacer más llevadera una situación difícil que, en algunos momentos, parece superarnos. ¡ No lo vamos a permitir!. De ésta, hay que salir y para eso estamos las personas que trabajamos para mejorar la calidad de vida de los nuestros.

* Presidente del Cabildo de Tenerife