X
da2 > más que tendencias

Cortxo, el placer de un bocado

   

El Cortxo se encuentra en la plaza Irineo González. | DA

El Cortxo se encuentra en la plaza Irineo González. | DA


CRISTINA HERNÁNDEZ
| Santa Cruz

Hay lugares que una vez los visitas sabes que vas a volver seguro. Tenía muchas expectativas cuando fui a Cortxo por primera vez (plaza Irineo González). Se que suena lejano, pero el local solo lleva abierto un mes y ya van para cuatro las veces que lo he visitado. Ahora sabrán por qué. Cada vez que alguien me habla de que un nuevo concepto gastronómico aterriza por aquí busco cualquier excusa para visitarlo cuanto antes y comprobar si, por fin, se trata de algo diferente. En este caso, lo es. Lo podríamos definir como un gastrobar más que como un restaurante. Un local pequeño pero muy acogedor. Taburetes y mesas altas, con la cocina a la vista, y una terraza amplia. Desde la decoración interior hasta la carta y la presentación de los platos tienen un sobresaliente. Su concepto es claro y muy apetecible: tapas creativas, pintxos y vinos por copas. Una carta pequeña pero muy atractiva: mini hamburguesa de buey con foie y queso brie, huevos rotos (de los de verdad), mini ensalada de queso de cabra, pan payés con queso gratinado, croquetitas de ibérico, migas, tabla de quesos canarios, etcétera. Además, siempre tienen algunos platos fuera de carta con lo que de esa forma ofrecen variedad a diario. A destacar, la relación calidad precio. Inmejorable. 18 euros por persona de media. El pan es bueno y también el café (falta el azúcar moreno). Y el servicio en sala está coordinado por Joaquín, que es un maestro en esto de atender al público. Apenas están empezando y aún hay detalles que perfilar pero van por muy buen camino. A partir de ya empiezan a ofrecer pintxos a diario en horario de 16.00 a 20.00. A mejorar, la carta de postres (dos son muy pocos) y el pan de la hamburguesa ha de ser caliente sí o sí. Tiene vinos canarios pero no por copas. Lo dejo caer a ver si cuela. Cortxo es un lugar con todos los ingredientes para disfrutar de una experiencia gastronómica diferente. Apetece y es inevitable repetir.