X
on air>

Despejando dudas – Por Óscar Herrera

   

A delanteros como Aridane Santana los tienes que aceptar como son. O te enamora, o te produce rechazo su forma de jugar. Cervera ha demostrado que está en la primera lista, la de los que está prendados del juego, el trabajo, la capacidad de sacrificio y la predisposición del ariete grancanario a ser solidario con el grupo y por la causa. Y luego están sus goles, que suponen un aval para un equipo con aspiraciones. Lleva camino, con lo que resta de competición, de llegar, e incluso superar la veintena de tantos, y eso es meritorio para un delantero en cualquier categoría, si quitamos de en medio a extraterrestres como Messi y CR7. Por eso Aridane debe ser titular. No por sus dos dianas frente al Caudal, sino por su invisible aportación a un equipo que necesita su brega. De la manera con la que juega sin balón, por como presiona la salida de la pelota de la defensa enemiga, por lo que impone su inmensa figura en la zona caliente del juego ofensivo, por como fija a los zagueros oponentes, y porque Aridane es un compañero en toda la extensión de la palabra. Es el mejor goleador de la plantilla, y tiene virtudes que ningún otro jugador de este equipo posee. Por eso, a pesar de la sequía que le duró seis partidos, Aridane nunca se fue. Siempre estuvo en el campo como ese futbolista imprescindible para un entrenador. La forma en que sus compañeros celebraron sus goles fue muestra del inquebrantable respaldo que Aridane tiene entre sus compañeros. Pero a pesar de todo, sigue habiendo aficionados que no comulgan con el estilo de jugador tosco y torpe producto de su envergadura y corpulencia. Es normal. No todos gustamos a todo el mundo. Y Aridane está en esa estirpe de delanteros que siempre será criticado por un sector de la afición. Pero Cervera sabe de sus prestaciones, sus compañeros también, y el resto de equipos de la categoría le temen por su olfato de gol y porque es un futbolista más difícil de defender de lo que aparenta. Ese es Aridane; o lo compras o no lo quieres ver en tu equipo. Yo lo compro, y hace tiempo que tiré la factura porque no lo pienso devolver ni cambiar por otro. Los habrá mejores, pero pocos que reúnan tantas virtudes como posee el 9 del CD Tenerife.