X
juicio con jurado en la audiencia > muerte de una mujer britÁnica en los cristianos (mayo de 2011)

‘El Decapitador’ recibió el alta en La Candelaria pese a sus delirios

   

Imagen de la primera sesión de la vista oral del juicio por asesinato contra Deyanov. | FRAN PALLERO

Imagen de la primera sesión de la vista oral del juicio por asesinato contra Deyanov. | FRAN PALLERO

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Dejan Valentinov Deyanov, más conocido como el Decapitador, pasó al menos dos semanas ingresado en la Unidad Psiquiátrica del Hospital Universitario de Nuestra Señora de La Candelaria desde el 18 de enero de 2011 al 4 de febrero del mismo año, es decir, tres meses antes de que decapitara a una mujer británica en una tienda de Los Cristianos, crimen por el que está siendo juzgado esta semana en la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife.

Durante su estancia en el centro sanitario tinerfeño, Dejan mantuvo su conocido discurso delirante, tal y como se refleja en la documentación a la que ha tenido acceso este periódico.

La Candelaria no fue el único hospital que dio el alta al búlgaro antes de cometer su horrendo crimen, ya que pasó un mes de 2010 (entre septiembre y octubre) en la Unidad Psiquiátrica del Ablett Gland Clwyd Hospital, en Gales, donde también recibió el alta médica a pesar de la oposición de su familia.

Sobre los desvaríos de Deyanov, diagnosticado como esquizofrénico paranoide agudo con carácter crónico por los especialistas que lo tratan en el centro penitenciario hospitalario de Sevilla, sabemos de su propia mano que escucha voces desde hace cinco años, o al menos eso aseguró el pasado lunes durante la primera jornada de la vista oral, que se reanuda hoy.

Consumidor habitual de drogas (crack, LSD, hachís, alcohol…) un vídeo grabado en primera persona por el búlgaro en los primeros meses de 2010 ya deja, en apenas seis minutos, una frase que llamó la atención de los expertos consultados en su día: “No me gustan los seres humanos”.

En cuanto a su paso por La Candelaria, Dejan es ingresado el 18 de enero por orden judicial tras protagonizar dos episodios violentos en Los Cristianos, uno de los cuales le costó hasta tres piezas dentales a su víctima. Ya esa jornada reflejan los especialistas del hospital que el paciente se declara perseguido desde hace meses por desconocidos que le graban en todo momento.

Uno tras otro los distintos partes señalan el origen místico de su delirio (en el juicio aseguró ser el ángel de Jesucristo encargado de refundar Jerusalén) y, por ejemplo, una especialista de La Candelaria firma el 31 de enero que, aunque se muestra abordable y manejable, sigue con su discurso delirante, al punto que augura una larga duración de su estancia.

Sin embargo, el 3 de febrero apenas hay referencia a su tarjeta sanitaria y, seis días después, enseña a la Policía Local aronera que lo arresta su alta médica con fecha del día 4.

Según explicó en su día el concejal de Policía de Arona, Manuel Reverón, como se creía Dios, se llamó al 1-1-2 cuyo médico lo remitió… a La Candelaria.

APTO PARA DECLARARSE BUSCADO POR TERRORISTAS

Médicos, forenses, fiscales, policías locales y nacionales, jueces… mucho son los que en los cuatro primeros meses tuvieron posibilidad de comprobar de primera mano que Dejan Valentinov Deyanov, presentaba un delirio que, desde una base mística, solía desembocar en violencia. En las dos primeras semanas de 2011, acabó delante de una autoridad judicial por actos violentos, terminando en La Candelaria. Allí volvió en febrero, tras un nuevo arresto por la Policía Local.
Incluso, cuando se produce el crimen (13 de mayo de 2011), pesa sobre el búlgaro una orden judicial de búsqueda y captura. En el fondo subyace la problemática sobre el trato institucional a enfermos mentales graves, tanto en España como Gales.

Sirva una anécdota. Veinticuatro horas después de la decapitación, un forense ve apto para declarar a Dejan, que luego asegura a la jueza que su víctima era parte de la organización terrorista que a él le perseguía.