X
el recortable>

España es lo que es – Por Blanca Delia García

   

Un país que no tiene cabeza y que tampoco tiene pies. La vivienda es un derecho y robar un delito es, pero todo es relativo y depende de quién se es. No es lo mismo ser un pobre que de rica familia ser, ni saber hacer las cosas como saberlas vender.

Si trabajas para pagar tu casa, tu empleo y tu casa puedes perder, pero si naciste entre algodones siempre es posible interceder. Poderoso caballero es don dinero, que hace de lo malo bueno, también en los gobiernos sin gobierno y en las luchas de poder.

Instituciones que dan sentido a la democracia, aunque al pueblo no lo huelen, ni lo escuchan, ni lo ven. Hacen falta opiniones, pero mejor callarse, no sea que te den. Manifestarse es arriesgarse a algún palo llevarse o el calificativo de golpista ganarse, porque, aunque muchas leyes ves, casi todas funcionan del revés.

Se castiga al pequeño y al grande se deja hacer, se rescata a los banqueros y se abandona a los obreros. Al que poco tiene se le exige claridad y a las cuantiosas fortunas las ampara la oscuridad.

Se privatiza la educación, pero se exige formación y se defienden servicios de calidad, pero se recorta en sanidad. Se pretende generar empleo, pero se abarata el despido, se reducen los salarios y los impuestos han subido; se cambia la indemnización y se defiende la simulación.
Y llegados a este punto no te esfuerces en comprender, guarda las apariencias, habla poco y haz sólo lo que te ordenen hacer, no olvides que, aunque famoso en por su cocina, en este país son ya muchas las familias que no tienen ni para chacina.

Si prefieres, pese a todo, apostar por la justicia y defender tu dignidad; si tu sangre es sólo roja, no cazas elefantes ni esquías en Canadá, si no tienes cuentas en Suiza y llegas justo a fin de mes, si eres un idealista, un perro flauta, nada tienes o piensas qué más puedes perder, ten siempre presente que, aunque echemos la culpa a la crisis, España es lo que es.

Recuerda que somos únicos donando órganos y también como pueblo llano; tenemos los toros, la paella o el fútbol y, además del silbo gomero, el idioma castellano. Tenemos el tren de alta velocidad, el descuento de residente, El Quijote y aeropuertos para aburrir… Nada como repasar lo hecho para levantar el ánimo y reír.

Eres más listo de lo que crees y más fuerte de lo que piensas; la suerte es la gran anhelada y, aunque tú no te lo creas, exportamos la generación más preparada; tenemos a Fofito y, por supuesto, el Campofrí(t)o.