X
lucha canaria >

Francisco Barreda: “Un equipo se hace tocando muchas puertas”

   

Francisco 'Pancho' Barrera, presidente del Club de Lucha Victoria y propietario del restaurante El Salón. | DA

Francisco ‘Pancho’ Barrera, presidente del Club de Lucha Victoria y propietario del restaurante El Salón. | DA

LUIS DE LA CRUZ | La Victoria de Acentejo

Emprendedor, muy trabajador, servicial, amigo de sus amigos. Son las palabras que pueden definir a Francisco Barreda, Pancho, como lo conocen todos sus amigos y clientes. Es el presidente del club de lucha Victoria y el dueño del restaurante El Salón, ubicado, en la actualidad, en el barrio de San Antonio, en La Matanza.

Como muchos victorieros, la lucha canaria la lleva en la sangre. Tiene claro, una cosa: “Un equipo deportivo se hace tocando muchas puertas”. Para agregar luego: “Cuento con un equipo maravilloso en la directiva y, no queda otra, que molestar a muchos empresarios de la zona y a particulares del municipio para sacar este club adelante. Es un orgullo pertenecer a la familia de la lucha de La Victoria porque este deporte es muy especial en nuestro pueblo. Vale la pena dedicar mucho tiempo al equipo porque luego te compensa ver la cara de satisfacción de la gente cuando va al terrero, no solo a las luchadas oficiales, sino incluso a los entrenamientos”.

Sobre la competición liguera, apunta: “Este año, el Rosario ha roto todos los moldes pero la segunda plaza está muy reñida e intentaremos, por todos los medios ser subcampeones o, al menos, intentarlo para dar emoción a la mejor Liga de Canarias”.

En relación a su estreno en la presidencia de este conjunto, remarca: “Llevo muchos años en la directiva del Victoria, colaborando con distintos presidentes e incluso en los años 80 ocupe el puesto de máximo mandatario de este conjunto”.
Barreda tiene palabras de agradecimiento para el Ayuntamiento de La Victoria: “Pese a la crisis que nos ha tocado vivir, nos están ayudando en todo lo que pueden y tanto el alcalde como muchos concejales acuden a nuestras luchadas, sea en casa o fuera de ella”. Barreda es una persona de mente abierta y que trabaja con vistas al futuro. “Es muy bonito ver a los niños luchar en las escuelas y contar con equipos en todas las categorías; agradecemos el tiempo que dedican monitores y entrenadores porque están realizando una labor de prevención y ayudan a educar a estos niños y niñas, en valores tan importantes como son el respeto, la amistad, la nobleza y el cuidado del medio ambiente que nos rodea. Eso es clave para un municipio rural como es el nuestro”, apostilla.

Suena el teléfono y lo llaman para una reserva en su restaurante El Salón, afamado por su pescado fresco, carne conejo y carne de cabra, entre otras especialidades culinarias.

Sobre su trabajo, señala que “la clave para mantener un negocio durante tanto tiempo es la fidelidad de tus clientes”. “Esto se mantiene con productos frescos de primera calidad y con el servicio. Nuestro personal es familiar y sabe que el objetivo principal es que el cliente quede satisfecho. Pese a la crisis, nos estamos manteniendo. Espero que sea durante mucho tiempo”, subraya.

Es un amante de la comarca de Acentejo y señala: “En El Salón hemos abierto una terraza en la parte de arriba del local para que puedan disfrutar de las vistas de nuestra tierra y ser partícipes de una buena tertulia porque, de vez en cuando, hay que parar la máquina y disfrutar de los pequeños momentos”. Pancho concluye: “En Canarias hay muchas personas que, como nosotros, trabajan mucho por la lucha canaria”.