X
TRIBUNALES >

Una funcionaria confiesa que falseó partes médicos para no ir a trabajar

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Una funcionaria del Ayuntamiento de Arona ha sido condenada por la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife a un año y nueve meses y un día de prisión como autora de un delito continuado de falsedad en documento oficial, según una sentencia que lleva fecha del pasado día 4 y que fue hecha pública la semana pasada.

La trabajadora confesó los hechos a cambio de una rebaja en lo solicitado inicialmente por la Fiscalía, lo que -dado que no tiene antecedentes- le evitará ingresar en prisión al permanecer la pena impuesta en suspenso, tal y como prevé nuestro ordenamiento jurídico siempre que la solicitud inicial no supere los seis años de prisión.

Según relata la sentencia, que obra en poder de este periódico, las falsificaciones habrían tenido lugar con documentos relativos a los meses de junio y agosto de 2007 y enero, febrero y marzo de 2008, sin que se especifiquen los días en cuestión.

En todos los casos, los documentos falseados son justificantes médicos para cubrir así sus ausencias a su puesto de trabajo, dándose la circunstancia de que todos los facultativos que aparecían en los mismos negaron haberlos emitido.

Ante la evidencia de las pruebas en su contra y la posibilidad real de entrar en prisión, la funcionaria optó por reconocer los hechos antes de que se practicaran esas periciales y renunciar al resto de la vista oral, logrando así que el Ministerio Público rebajase su pretensión inicial y la Sección Quinta dictara una sentencia in voce de conformidad con la condena ya referida.

Cabe añadir que la sentencia también incluye la imposición de una pena accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo que dure la condena, una multa de nueve meses y un día con cuota de 3 euros diarios y el abono de las costas. Al ser de conformidad, la sentencia de este caso es considerada como firme.