X
sucesos >

Hasta cinco implicados tinerfeños por estafar un millón a empresarios

   

T.F. | Santa Cruz de Tenerife

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía han desmantelado una trama de la que han sido víctima varios empresarios españoles, algunos de ellos tinerfeños, y en la que buena parte de su núcleo central asentada en la Isla, ya que hasta cinco personas residentes en la misma se han visto implicadas. En total, y según fuentes captadas por vías extraoficiales que complementan los datos contenidos en el comunicado remitido desde la Comisaría provincial, dos de las seis detenciones practicadas se llevaron a cabo en Santa Cruz de Tenerife, además de tres imputaciones.

Explica la nota en cuestión que los policías nacionales desarticularon a este grupo por una presunta estafa cuyo montante global supera el millón de euros, ofreciendo como señuelos rentabilidades del 400% con unos supuestos bonos vinculados a unas minas de oro que se revelaron inexistentes.

Además de los dos arrestos que tuvieron lugar en Tenerife, otros dos sospechosos fueron apresados en Madrid, mientras que completan la referida media docena uno en Barcelona y otro en Sevilla. Las investigaciones se iniciaron a mediados de abril del pasado año tras la denuncia interpuesta precisamente por varios empresarios de Tenerife afectados.

Aunque el dinero era enviado a paraísos fiscales, no consta fehacientemente si los tres imputados de la Isla son precisamente estos denunciantes.
Sea como fuere, apuntar que el principal responsable del grupo, que decía ser príncipe de una extraña dinastía y se hacía pasar por representante de una ficticia cámara de comercio. Los arrestados emitían unos supuestos bonos -denominados euronotas- indexados en unas inexistentes minas de oro que la organización decía poseer en una comarca de Argentina.

A continuación mantenían diversas reuniones con los múltiples empresarios estafados, para exponerles el suculento negocio que la organización ofrecía, con rentabilidades de hasta el 400% en cortos periodos de tiempo. Una vez aceptado el negocio por los empresarios, éstos entregaban a la organización importantes cantidades de dinero a cambio de las euronotas.

El efectivo era después ingresado en las cuentas bancarias de las fundaciones pertenecientes a miembros de la organización desarticulada, tratando de desvirtuar el origen del mismo con transferencias bancarias efectuadas entre las diferentes fundaciones con origen en paraísos fiscales. Finalmente, los arrestados desviaban el dinero para su uso personal.

La investigación ha sido realizada por el el Grupo VII de Delincuencia Económica de la Comisaría Provincial de Santa Cruz de Tenerife en colaboración con sus colegas de la Comisaría General de Policía Judicial, Andalucía Occidental y Cataluña.