X
EL ALMENDRERO DE NICOLÁS > Paco Déniz

Herbívoros – Por Paco Déniz

   

Cada vez que voy a comerme un donuts hay algún herbívoro cerca que me advierte. Por lo visto, los donuts son lo peor, y si ya lo mezclas con coca cola fermenta en tu interior dañándote irreparablemente. Pero a veces, para ir a trabajar, necesito un chute de azúcar porque apenas tengo hierro. Pues come otra cosa me dicen. Lo mismo me pasa con la carne de cochino, siempre hay alguien que te habla del colesterol, pero yo no tengo nada de colesterol. No importa, por si acaso. Y así sucesivamente oigo vocecitas que me advierten del disparate alimentario. Pero no es así, aunque claro, por mucho que practique la sana dieta macaronésica no estoy exento de ingerir porquerías. Es imposible vivir en este mundo de una manera normalita y no comer porquerías, sencillamente imposible. No se puede ser perfecto en una sociedad imperfecta, ni apurarse mucho por eso, y los herbívoros que me rodean deberían saberlo, y no comerme tanto el coco. Probé el kéfir, las cosas integrales y todos esos productos precozmente en el año 72 porque un familiar empezó con esa actividad en las islas. Era una comida rara, pero era gratis, ahora es medio rara pero carísima, y nunca ha formado parte de mi dieta. Por muchas innovaciones que hagas, tu comida es tu ADN y no se cambia fácilmente, además, no quiero cambiarla. Y vivo una contradicción porque sé que los herbívoros tienen razón, todos sabemos la basura que dan de comer a los animales, los pesticidas y conservantes que le echan a las hortalizas. Pero por esa misma lógica viviríamos en una eterna desobediencia civil, y eso agota mucho. El otro día sin ir más lejos, me comía una manzana cuando la vocecita herbívora me dijo que en la cáscara está la química, pero mi cultura me dicta que en la cáscara está la vitamina. Estoy mayor para adentrarme en un Bulli tecno-asiático. ¡No pienso volver a probar el tofu! Por cierto, y en eso les doy la razón a los herbívoros: ¿se han fijado en qué estafa se ha convertido el pan?